Curación del ciego

Compartir

Datos principales

Fecha 
1567-70
Material 
Estilo 
Dimensiones 
66 x 84 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Tras su llegada a Venecia en 1567, El Greco inició su contacto con los talleres más representativos del momento, trabajando con Tiziano y Tintoretto. Procedente de Creta, Doménikos deseaba eliminar el barniz oriental de su pintura para adentrarse en los conceptos lumínicos, cromáticos y espaciales del Renacimiento. En esta pequeña tabla que contemplamos - al igual que en la Expulsión de los mercaderes de la National Gallery de Washington - pone de manifiesto sus avances y su habilidad a la hora de crear complejos grupos de figuras y desarrollar el espacio en perspectiva. La escena se ambienta en una amplia plaza rodeada en la zona de la izquierda por bellos edificios clásicos que finalizan en un pequeño arco triunfal, estructurando la composición a través de diversas diagonales que anticipan el Barroco. El espacio donde se insertan las figuras está elevado, apreciándose un escalón en primer plano donde sitúa un perro que olfatea una bolsa, elementos anecdóticos que eran muy estimados por Veronés. De esta manera resalta a los diferentes personajes que se distribuyen en varios grupos: Cristo y el ciego presiden un pequeño grupo en la izquierda, recortados ante los edificios, y los discípulos y el público que observa incrédulo el milagro en la derecha, mientras que el centro está ocupado por dos figuras arrodilladas que conversan, poniendo de manifiesto un ligero error de concepción. Los diferentes personajes se ubican en variadas posturas, demostrando el maestro su capacidad para representar el cuerpo humano en movimiento. La luz y el color son muy acertados, muestran una marcada influencia de la Escuela veneciana, aplicando el temple con rápidas pinceladas y modelando con acierto, como el último Rafael. Sin embargo, el punto de vista bajo con el que se recogen las baldosas no se corresponde con las figuras, resultando un juego de perspectivas ligeramente contradictorio. De esta manera, se presenta Doménikos como un artista en formación que se mostrará superado en la Curación del ciego de Parma, aunque ya exhibe diversas notas de su lenguaje manierista.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto