Corrida de toros

Compartir

Datos principales

Fecha 
1815-19
Material 
Dimensiones 
45 x 72 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

En 1836 la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando recibe una importante donación de manos de don Manuel García de la Prada, rico comerciante que había tenido responsabilidades políticas con José I, teniendo después que exiliarse. Se trata de una serie de cuatro "caprichos", realizados en tabla por Goya casi con total seguridad tras la Guerra de la Independencia. Desconocemos como llegaron a ser propiedad de don Manuel. La serie está formada por Corrida de toros, Procesión de disciplinantes, Auto de fe de la Inquisición y Casa de locos. Son temas que siempre habían obsesionado a Goya, especialmente después de la enfermedad que le dejó sordo en 1792. Las cuatro tablas están trabajadas con finas y transparentes capas de color, diluidas en forma de aguadas, aplicadas sobre la preparación rojiza. Las figuras están dibujadas con un negro contorno y animadas por las diferentes tonalidades en rápidos y precisos toques de pincel. De esta manera, Goya demuestra su soltura y calidad en un momento en el que se está cuestionando su arte al llegar a la corte Vicente López.La Corrida de toros está en franca relación con la serie de grabados de La Tauromaquia. Una improvisada plaza de tablas es el lugar donde se desarrolla la escena, apreciándose los espectadores arremolinados tras la barrera formando un imperfecto círculo. En primer plano se han situado algunas personas para acercar al espectador al espectáculo. En el centro de la arena, un picador espera recibir la embestida del toro, preparado con su larga pica. A su lado un torero llama al animal y alrededor observamos algunos miembros de la cuadrilla.. Las figuras han sido perfectamente individualizadas, tanto las que observan la faena como los toreros, resultando un conjunto de enorme atractivo.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto