Conde de Nieuwerkerke

Compartir

Datos principales

Fecha 
1856
Material 
Dimensiones 
Dims. desc.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Un año antes de morir, Ingres terminó este audaz retrato del conde de Nieuwerkerke. Durante toda su carrera había efectuado por encargo y por motu propio diversos retratos dibujados, que gozaban del mismo aprecio entre su público que aquellos pintados al óleo. Ingres era muy minucioso en su técnica y luchaba horas si era preciso con el modelo para que ofreciera la pose deseada, que ofreciera a un tiempo intimidad y elegancia. A lo largo de su carrera se había limitado al lápiz de mina de plomo para acabar los dibujos, pero en los últimos años introdujo la tiza y el pastel. De este modo, con tan sólo unos toques blancos o rosados conseguía dar brillantes golpes de luz a la figura, que la hacían destacar en volumen. Este retrato constituye un ejemplo de esta técnica, que acentúa sólo el forro del abrigo, la pechera, la condecoración y la mirada del modelo.


Guerras Púnicas
Guerras Púnicas

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto