Coloso

Compartir

Datos principales

Fecha 
1808/12
Material 
Dimensiones 
116 x 105 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Goya está en plena crisis de identidad cuando realiza este tremendo cuadro. Sus ideales de ilustrado, su fe en la Razón, la educación, aquellas lecciones aprendidas del Enciclopedismo francés, se volvían contra él y contra su pueblo en forma de masacre, destrucción y expolio. Las tropas de Napoleón habían invadido España y estaban cometiendo todo tipo de tropelías, como se encargó de relatar fielmente en sus Desastres. La cultura de Goya y su adhesión a un círculo de reformadores ilustrados, pertenecientes a las principales familias de la nobleza, se volvían ahora en su contra. Tachado de afrancesado, sospechoso de traición a la patria, hubo de contemplar impotente el aniquilamiento de su tierra y de sus más íntimas convicciones. Este coloso que se mueve de espaldas, entre nubes de humo, llenas de reflejos sanguinolentos, provoca la huida de un ejército desbandado. Es el coloso de la Guerra, o tal vez el gigante de la Razón que se ve acosado y envuelto en las humaredas de los cañones. Quizás incluso sea la propia España, que retrocede y da la espalda a su futuro, rematada por las armas y el miedo al progreso que viene de fuera y que a la vez es causa de su propia muerte. Goya enfermó gravemente durante la guerra. Este hecho unido al miedo de ser perseguido políticamente le impulsó a viajar a casa de sus amigos, en un período que le sirvió para realizar ésta y otras muchas pinturas dedicadas a la Guerra de Independencia. A su regreso, el miedo y el odio a Fernando VII favorecieron su retiro de la Corte y su posterior exilio a Burdeos.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto