Colegio de San Gregorio (Valladolid). Fachada

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1488-96
Tipo 
1

Esquema relacional

Entre las creaciones más originales de fines del siglo XV en Castilla, con prolongación en el siguiente, están un tipo de fachadas, con antecedentes posiblemente islámicos, que tienen un desarrollo autónomo respecto al edificio que comienza a partir de ellas. Llamadas a veces fachadas estandartes o tapiz, suelen tener un retranqueo en la zona de la entrada a modo de pórtico sumario. El tapiz o estandarte lo constituye todo el gran frente profusamente ornamentado. La del colegio de San Gregorio de Valladolid es una de las más antiguas y se relaciona con ámbitos burgaleses. Su construcción debió finalizarse hacia 1499, vinculándose a Gil de Silóe como el autor. Dos contrafuertes divididos en tres alturas enmarcan la fachada. El vano de la puerta se cobija en un arco carpanel sobre el que encontramos un arco trilobulado con forma conopial en el lóbulo central. La parte superior está dividida en tres calles , con dos alturas en las laterales y una sola en la central. El conjunto se remata con una crestería. El cuerpo bajo de los contrafuertes está decorado con las figuras míticas de los salvajes, armados y con el cuerpo cubierto de vello. En el segundo cuerpo encontramos soldados mientras que en el tercero vuelven a aparecer los salvajes, en este caso vestidos y armados. La puerta de ingreso presenta jambas y dintel decorados con el motivo de la flor de lis. El dintel se cierra con dos enigmáticos personajes sentados que contienen una filacteria. En el tímpano se representa a San Gregorio recibiendo la ofrenda de fray Alonso de Burgos, fundador del Colegio, presentado por santo Domingo de Guzmán. Al otro lado se ubica San Pablo. Las dos calles laterales se inician con la representación de dos figuras simétricas que abren las fauces de un león. Sobre ellos se sitúan ángeles tenantes con la flor de lis y heraldos que visten dalmáticas con el escudo de España. En la calle central se presenta una fuente, en cuyo entorno juegan grupos de niños. De la fuente surge el tronco de un granado que en su parte alta muestra el escudo de los Reyes Católicos, sostenido por dos leones rampantes. De las ramas del granado cuelgan el yugo y las flechas, emblemas de los monarcas.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto