Coleccionista de grabados

Compartir

Datos principales

Fecha 
1863
Material 
Dimensiones 
47´1 x 66´3 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Los cuadros de temática anecdótica y vestimentas dieciochescas estaban triunfando en Francia gracias a Meissonier y sus "tableautin". Fortuny heredará esa temática con la que obtendrá más éxito que el pintor francés, poniendo de moda en España los asuntos de "casacón" con los que también triunfará en toda Europa. Esta imagen que contemplamos es una de sus primeras escenas costumbristas, logrando tal éxito que realizará varias versiones. Fortuny cambió el lienzo a Capobianchi por un fusil sardo y éste lo vendió al marchante francés Goupil en 4.000 liras. Fortuny nos presenta al coleccionista sentado en un sillón mientras observa con detenimiento la serie de grabados que le presenta un hombre que se acoda sobre el sillón. En el arcón observamos diversos objetos de vidrio mientras que al fondo hallamos una armadura japonesa, una chimenea ricamente decorada sobre la que aparece un jarrón y un abanico orientales así como una pieza de metal. Otro coleccionista espera con una carpeta para presentar sus grabados al comprador. La escena se cierra con un grueso tapiz y un espectacular retrato de rico marco sobre la chimenea, recordando las efigies pintadas por Velázquez. Un loro acentúa el orientalismo de los diversos elementos. La luz penetra en el espacio desde la izquierda, bañando los lugares más importantes y creando un contraste de gran maestría con el que obtiene el ritmo y el volumen de la composición. Pero lo más significativo será el preciosismo exhibido por Fortuny, uniendo una pincelada rápida y suelta con una minuciosidad sorprendente como apreciamos en los objetos o las expresiones de los rostros, creándose un estilo particular en el que la luz ocupa un papel relevante.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto