Capilla Mayor de la iglesia de San Francisco

Compartir

Esquema relacional

Los frescos de la capilla mayor de la iglesia de san Francisco en Arezzo fueron encargados inicialmente al maestro del gótico tardío Bicci di Lorenzo. Los clientes eran la familia Bacci, eligiendo a Piero della Francesca como continuador de la decoración tras el fallecimiento de Bicci en 1452. El tema representado en las paredes laterales y frontales de la capilla es la Leyenda de la Vera Cruz, tomando como fuente "La Leyenda Dorada" de Santiago de la Vorágine, escrito de gran difusión en el Renacimiento y uno de los mejores textos para inspirarse iconográficamente. Sobre las fechas en las que Piero trabajó en este encargo existe disparidad de criterios entre los especialistas: Longhi considera 1452 y 1458 como los años entre los que realizó la obra; Clark, Gilbert y Ginzburg apuntan 1452 para el comienzo y 1466 para la finalización, dando gran importancia al viaje que el maestro hizo a Roma; Battisti considera que sería después de ese viaje a Roma, atrasando la fecha hasta 1459 y 1466. Sabemos que Piero contó con colaboradores que siempre estuvieron controlados por el maestro, proporcionándoles los cartones que nunca fueron alterados. Conocemos el nombre de dos de ellos: Lorentino d´Andrea y Giovanni di Piamonte, autor de uno de los Profetas. La técnica empleada es mixta al utilizar pintura al fresco y en seco junto a temple a la caseína, que se endurece transcurrido el tiempo y es insoluble. Gracias a esta técnica mixta consiguió unas tonalidades y una nitidez difícilmente superables pero ha incidido en el aspecto negativo al deteriorarse con mayor rapidez, conservándose con dificultad a pesar de las sucesivas restauraciones. La Leyenda de la Vera Cruz se inicia con la enfermedad de Adán que antes de morir recibió la promesa del arcángel san Miguel de un óleo milagroso; Adán envió a su hijo Set a recoger el óleo, recibiendo una rama de olivo de la que brotaría el óleo de la salvación (Muerte de Adán). Transcurridos los años, Salomón decidió emplear el árbol que había crecido de la rama de olivo para la construcción de su templo pero al no lograrlo se utilizó como puente, siendo venerado el Sagrado Madero por la reina de Saba cuando fue a visitar al monarca judío, prediciendo que ese madero sería el culpable de la desaparición del reino de los judíos (Salomón y la reina de Saba). Salomón intentó ocultar el madero pero fue descubierto y se empleó para la construcción de la Cruz con la que se crucificó a Cristo (Traslado del Sagrado Madero). Para evitar que el lugar se convirtiera en un centro de peregrinación se construyó sobre el Gólgota un templo a Venus; transcurridos 300 años, Constantino tuvo un sueño en el que se le aparecía una cruz con la que obtendría una importante victoria (Sueño de Constantino). Efectivamente, con el signo de la cruz consiguió vencer en la batalla contra los bárbaros y expulsarlos de la frontera del Imperio (Victoria de Constantino sobre Magencio). El emperador decidió convertirse al cristianismo y su madre, santa Elena, inició la búsqueda de la Sagrada Reliquia en Palestina, preguntando entre los judíos y llegando a torturar a Judas, que conocía el emplazamiento (Tortura del judío). Tras las revelaciones, se destruyó el templo y aparecieron tres cruces, realizando la que sirvió para la muerte de Jesús el milagro de resucitar a un joven (Descubrimiento y milagro de la Vera Cruz). Transcurridos otros 300 años, el rey persa Cosroes se apodera de la reliquia, haciéndose adorar como un dios, provocando la ira del emperador bizantino Heraclio, que le derrota y decapita (Batalla de Heraclio y Cosroes). Heraclio se adueña de la Sagrada Cruz y la devuelve a Jerusalén (Exaltación de la Cruz), concluyendo así la historia. Piero representa las escenas de mayor complicación en las paredes laterales tratando más de un asunto y las de menor complejidad en el muro frontal. La narración se ha complicado extraordinariamente ya que no sigue una línea cronológica sino que altera el orden para mostrar una simetría organizativa por la que sentía especial admiración.


Grecia, Edad del Bronce (Historia d...
Grecia, Edad del Bronce (Historia del Arte)

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto