Canónigo Miranda

Compartir

Datos principales

Fecha 
1680
Material 
Estilo 
Dimensiones 
197 x 108 cm.

Esquema relacional

No fue Murillo muy solicitado a la hora de realizar retratos, aunque bien es cierto que la retratística en la Sevilla del siglo XVII no es muy intensa. El maestro sevillano continuó en sus trabajos la tradición que se mantenía en la pintura española desde el siglo XVI, presentando a la mayor parte de sus personajes de cuerpo entero y frente al espectador como observamos en este retrato del Canónigo Miranda que contemplamos. En 1932 el marqués de Saltillo -gracias al blasón que aparece en la izquierda- identificó al retratado como don Juan de Miranda y Ramírez de Vergara, nacido en 1655. Siguió la carrera eclesiástica y fue nombrado en 1679 canónigo de la catedral de Sevilla. Murillo le retrata al año siguiente de obtener la canongía, por lo que debemos considerar que se trata de una manera de perpetuar la fisonomía del don Juan en uno de los momentos más importantes de su vida. Tradicionalmente se venía considerando que se trataba de Gaspar Murillo, hijo del pintor que también alcanzó el cargo de canónigo en la catedral sevillana. Sin embargo, Gaspar no tenía ascendencia nobiliaria por lo que no podía tener escudo de armas. El retratado se presenta en una habitación, delimitada por la columna de la izquierda y la mesa con un tapete rojo en el fondo así como por las baldosas bicolores en el suelo, manifestando así mayor profundidad. Sus ropajes también son de color negro y blanco, sujetando la capa con la mano derecha mientras que en la izquierda porta un misal. La influencia de Velázquez y Van Dyck en los retratos de Murillo se puede apreciar en esta gran obra.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto