Caballeros españoles

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1859
Material 
Estilo 
Dimensiones 
42 x 26 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La afición por lo español en Francia creció durante el Romanticismo. El rey Luis Felipe de Orléans mostró al público en el Museo del Louvre su colección particular de pintura española, obteniendo un enorme éxito popular; este españolismo aumentó gracias al matrimonio de Napoleón III con la española Eugenia de Montijo. Por eso, todo lo relacionado con España va ser muy interesante para Manet. En sus frecuentes visitas al Louvre, siguiendo las indicaciones de su maestro - Thomas Couture - copió numerosas obras de artistas hispanos, sobre todo Goya y Velázquez. Para este lienzo se valió de una obra titulada Pequeños caballeros, de Juan Bautista Martínez del Mazo, erróneamente atribuida en aquellos años a Velázquez. A las tres figuras vestidas a la moda del siglo XVII, Manet añade un niño con una bandeja. Algunos especialistas quieren ver en este pequeño a la figura de León Köella Leenhoff, el hijo de Manet con su profesora de piano Suzanne Leenhoff. De esta manera, el artista uniría lo tradicional con lo moderno, en una síntesis muy habitual en el siglo XIX. Técnicamente, Manet recurre al abocetamiento también empleado en el Bebedor de absenta, aunque asome la buena base de dibujo que le enseñó su maestro. Los tonos empleados son los tradicionales de la Escuela barroca española, animados por el rojo. La sensación de perspectiva aérea que tanto preocupaba a Velázquez parece, asimismo, estar presente en esta escena, en el difuminado de los contornos de los personajes. El empleo de la luz también es un homenaje al sevillano, considerado por Manet el pintor de los pintores.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto