Buenaventura

Compartir

Datos principales

Fecha 
1632-35
Material 
Estilo 
Dimensiones 
101,9 x 123,5 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Raras veces pintó De la Tour escenas diurnas, y esta es una de ellas. Nos muestra una escena muy querida de los pintores de la primera mitad del siglo XVII, en especial de los seguidores de Caravaggio, entre los que se cuenta De la Tour. La Buenaventura, de la que podemos encontrar un par de ejemplos en la obra del propio Caravaggio, nos muestra por lo general a un jovencito ricamente vestido a la última moda, pagado de sí mismo y con aire de suficiencia. Su propia ingenuidad le impide sospechar que está siendo timado: la vieja zíngara, con rostro de auténtica bruja, le reprocha su tacañería, pues tan sólo le ha dado una moneda por su profecía. El joven se cree muy astuto pensando que ha obtenido un buen servicio por poco dinero, y no nota que mientras tanto las jóvenes y bellas gitanas que acompañan a la vieja le están robando por todos los lados, mientras ponen cara de no saber nada.El tema fue frecuente como una alegoría moral, muy de moda en el primer barroco, y se considera una representación de la ingenuidad frente a los males y asechanzas del mundo.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto