Boya señalando un naufragio

Compartir

Datos principales

Fecha 
1849
Material 
Dimensiones 
123,2 x 92,7 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Con motivo de la exposición de la Royal Academy de Londres de 1849, Turner presentó esta obra que había sido realizada en 1809 pero retocada casi en su totalidad para esta ocasión. Era muy habitual que el maestro presentara a la muestra trabajos sin concluir que eran finalizados dos horas antes de la inauguración, provocando la admiración tanto de curiosos como de entendidos allí presentes. Al igual que en buena parte de los trabajos del maestro londinense, el protagonista es un fenómeno de la naturaleza, concretamente el arco-iris que ilumina el cielo encapotado por una tormenta. Las aguas embravecidas mueven las boyas señalizadoras de un naufragio, lugar al que se dirigen varios barcos. Uno de ellos está justo debajo del foco de luz por lo que apenas podemos apreciar sus formas. Precisamente, el juego de luces y sombras es uno de los mejores en la producción del maestro. Los tonos anaranjados que predominan en la composición son significativos de esta última etapa de Turner como también se observan en trabajos anteriores: Luz y color o Glauco y Escila, por ejemplo. Será en estos últimos momentos cuando el maestro londinense se muestra claramente como un pintor que se anticipa al impresionismo.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto