Bodegón con pavos reales

Compartir

Datos principales

Fecha 
1639 h.
Material 
Dimensiones 
145 x 135´5 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Durante el siglo XVII se hicieron muy populares los bodegones de caza entre la burguesía holandesa, especialmente entre los hombres que practicaban el arte cinegético como pasatiempo. Se exigía el mayor realismo en ellos y posiblemente por eso Rembrandt ha colocado a la niña apoyada en la ventana, observando atentamente a estas dos bellas piezas acompañadas de un frutero.En estos años finales de la década de 1630 el maestro empieza a experimentar un estilo más personal, donde se presta una mayor atención a la impresión que a la reproducción de detalles, otorgando vida propia a las escenas. Por eso, si observamos las plumas de los pavos veremos que no están trabajadas con exquisito detalle si no con pequeños toques de pintura, aunque no por ello estén exentas de realismo y de cierto dramatismo a través del juego de luces y de sombras. Rembrandt se consolida como el maestro de la luz, acercándose a la "manera áspera" de obras posteriores.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto