Beato John Hougton

Compartir

Datos principales

Fecha 
1638
Material 
Estilo 
Dimensiones 
122 x 64 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Los ocho cuadros representando a monjes jerezanos que formaban la serie completa a la que pertenece este beato -pintados por Zurbarán para la Cartuja de Nuestra Señora de la Defensión- están todos en el mismo museo. Fueron concebidos como un conjunto que habría de adornar un largo y oscuro pasillo que conducía al sagrario de la Cartuja. Por este pasillo sólo cabía una persona, por lo que estos santos y beatos eran una compañía celestial que anticipaba el lugar sagrado al que se iba a acceder. El efecto de corte acompañante está subrayado por su tamaño cercano al natural y por el realismo con que Zurbarán consiguió pintar a cada uno de ellos, individualizados como si fueran auténticos retratos. La serie representa a santos de la orden general, y no sólo a la rama jerezana, como exaltación de todos los conventos del mundo cristiano. En este John Houghton encontramos los mismos rasgos que definen a sus compañeros: sostiene en su mano su propio corazón a modo de atributo que lo identifica. Lo ofrece a Dios, hacia quien se vuelve apasionadamente. Viste un purísimo hábito blanco lleno de sombras y gamas blancas y grises que confieren variedad a la casi bicromía del lienzo. La blanca figura destaca con efectismo sobre un fondo muy oscuro de paisaje crepuscular, siguiendo las pautas del tenebrismo que Zurbarán aplicó a la gran mayoría de su obra. Otros lienzos destacados de la serie por su calidad son San Bruno y San Antelmo.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto