Autorretrato como Ecce Homo

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1522
Material 
Estilo 
Dimensiones 
40,8 x 29 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La primera vez que Durero se representó a sí mismo con ciertos elementos de relación con la divinidad fue en su Autorretrato frontal. Allí, la posición y el idealismo del rostro, así como otras circunstancias, permitían equiparar la efigie del artista con la del mismo Cristo. Sin embargo, en esta ocasión, 22 años más tarde, su semejanza va mucho más allá, puesto que ahora se representa a sí mismo como el verdadero Cristo durante la Pasión. El Ecce Homo es el Cristo Varón de Dolores, el hombre al que se le han arrancado las vestiduras, se le ha atado a la columna para torturarle y después, se le ha vestido con el manto y la corona de espinas. Es la manera más aguda de reflejar la parte humana y sufriente del Hijo de Dios, que es también Hijo del Hombre. Durero elige esta faceta apareciendo él mismo como doliente, herido por las circunstancias de su época. Alberto Durero era una persona profundamente religiosa, que se implicó activamente en las disensiones religiosas que llevaron al cisma protestante de Lutero, a quien el artista admiró durante los primeros años.El tono de la identificación con la figura sagrada es diferente al orgulloso equiparamiento con Dios Creador de su Autorretrato frontal. Aquí se define como alguien maltratado por la crisis de la fe y de sus instituciones. El fruto más bello y trascendental de este sentimiento religioso lo encontraremos en sus Cuatro Apóstoles.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto