Atleta cósmico

Compartir

Datos principales

Fecha 
1968
Material 
Dimensiones 
300 x 200 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Al igual que en el Coloso de Rodas, que realizará cinco años más tarde, Salvador Dalí utiliza como sinónimo de antigüedad el término de monumentalidad. En esta ocasión, el personaje principal es el Discóbolo de Mirón, al que dota de unas dimensiones tan aterradoras (sublimes se diría en el siglo XIX) que le permiten coger el sol con una mano y, por otra parte, albergar dentro de su cuerpo un edificio con pasillo, arcos, galerías, etc. Esa arquitectura en el interior tiene su eco en el exterior. Como fondo de ese paisaje, una arquitectura de infinitos arcos de medio punto se convierte en el telón elegido por el pintor. El paralelismo entre cuerpo y arquitectura es llevado al máximo cuando reutiliza la espalda del discóbolo como escalera por la que ascienden, en un confuso desorden, cientos de pequeños seres humanos.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto