Apolo enamorado de Dafne

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1664
Material 
Estilo 
Dimensiones 
155 x 104 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Es la última obra de Poussin quien, ante la imposibilidad de concluirla a causa del temblor de su mano, la regaló al futuro Cardenal Camilo Massimi. Se conocen numerosos dibujos preparatorios de esta obra, como el Apolo y Dafne de Florencia o Apolo pastor. Gracias a ellos conocemos el proceso de creación de la obra, de una gran meticulosidad. El tema del cuadro es complejo, ya que, como de costumbre, Poussin toma diversos asuntos mitológicos tomados de Ovidio y los reúne en una misma escena. A la izquierda vemos a Apolo, que contempla a Dafne, recostada sobre su padre, el dios fluvial Peneo, a la derecha. Ante el dios se encuentra Cupido, con su arco. Tras Apolo, el dios Mercurio roba una flecha del carcaj. Enroscada en el árbol, la serpiente Pitón, a quien Apolo ha de dar muerte con sus flechas. La ninfa recostada en las ramas del árbol es la ninfa Melia, hija del Océano, la cual había sido violada por el dios del sol y la vida, Apolo. A la derecha, en segundo plano, un grupo de figuras de dudosa interpretación, aunque es probable que se trate de Jacinto, muerto por Apolo. Las figuras se estructuran en dos partes claras en que se divide la composición: a la izquierda, los símbolos de la fertilidad; a la derecha, los de la esterilidad (virginidad) y la muerte. Esta obra de Poussin supone un uso exhaustivo de la literatura clásica, Ovidio, Luciano, Filostrato, por ejemplo, y de los repertorios sobre imágenes de época clásica que manejaban los artistas del momento. Sin embargo, tras una espesa serie de símbolos de erudita interpretación, yace una reflexión, ya definitiva, sobre los deseos humanos insatisfechos, la frustración y la muerte, que pone fin a las pasiones.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto