Aparición de la Virgen a San Bernardo

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1486
Material 
Ver en Maps

Esquema relacional

Tras unos años trabajando con Botticelli, Filippino Lippi se destapa como el gran maestro florentino en la década de 1480 momento en el que empieza sus trabajos en la capilla Brancacci, continuando la decoración iniciada 60 años antes por Masolino y Masaccio. En 1486 ejecuta una de sus obras maestras: la visión de san Bernardo. El santo sentado en su pupitre se coloca al aire libre, junto a una roca de aristas puntiagudas donde deposita sus libros como si de una estantería se tratara. La Virgen y una corte de ángeles se presentan ante él sin aparecer ningún elemento de divinidad como luces doradas o aureolas. Al fondo se observa el monasterio con las figuras de los monjes a la puerta y un sensacional paisaje. El donante contempla la escena con las manos unidas en actitud orante, integrándose en la perspectiva. Las figuras son ligeramente alargadas, cubiertas por pesados paños que no permiten apreciar su anatomía, mostrando la intensa relación con Botticelli en los idealizados rostros y el brillante color. La minuciosidad detallística de todos los elementos dispersos por el espacio es una evidente influencia de la pintura flamenca que por aquellos años era muy apreciada.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto