Anunciación

Compartir

Datos principales

Fecha 
1623
Material 
Ver en Maps

Esquema relacional

La herencia de Caravaggio se puede encontrar en la composición de este lienzo y en el naturalismo que preside la escena y el ambiente: el lecho con las sábanas deshechas de María, la impresionante cortina roja, la ventana por la que entra la luz y la paloma en dirección a la Virgen. Pero el protagonismo lo tiene, sin escalas ni concesiones a otros aspectos, el color. Los maravillosos colores elegidos son absolutos, primarios, sin matices ni degradados: el rojo espléndido de la cortina es exactamente el mismo de la túnica de María; el amarillo puro de la túnica del ángel es igual de intenso que el azul del manto de la Virgen. El blanco de las flores es un blanco absoluto, sin mácula, tal y como debía de ser la virginidad de la futura madre de Dios. Los colores construyen el espacio, la acción y conducen la mirada del espectador a lo largo de la superficie del lienzo. Son un producto refinado del Barroco más atrevido, el que había asentado Caravaggio sobre su aprendizaje de los venecianos, herencia de la que se hace eco Gentileschi en éste y otros cuadros de su taller.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto