Aline con Pierre

Compartir

Datos principales

Fecha 
1887
Material 
Estilo 
Dimensiones 
81,3 x 65,4 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Aline Charigot y Renoir entablaron amistad desde 1880, contrayendo matrimonio 10 años después. En 1885 nació su primer hijo, Pierre, y madre e hijo se convirtieron en los modelos favoritos del artista durante una buena temporada. Estas obras coinciden con la etapa denominada periodo seco, momento en el que el impresionismo ha entrado en crisis ya que el interés hacia el color y la luz ha derivado en la pérdida de la forma y el volumen. La reacción de Renoir será recuperar la forma y el volumen a través de un excelente dibujo y unas figuras más modeladas, como bien podemos comprobar aquí. Incluso recurre a aspectos compositivos clásicos, inspirados en Fragonard o Rubens. De esta manera, las figuras se ubican en primer plano, con un tratamiento monumental, recordando a las Madonnas del Renacimiento. Pero no por emplear una mayor volumetría y un tratamiento formal clasicista Renoir abandona su admiración por el color y la luz, interesándose incluso por las atmósferas como podemos comprobar en las figuras del fondo, más abocetadas, recordando los trabajos de Degas. Lo más significativo de estos trabajos es la sensación de felicidad y armonía que se respira en ellos, como si se tratase de un refugio ante los planteamientos artísticos que estaban empezando a surgir con los nuevos creadores: el simbolismo con Gauguin, el puntillismo con Signac y Seurat o el impacto cromático de Van Gogh.


Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto