Adán y Eva

Compartir

Datos principales

Fecha 
1560 h.
Material 
Escuela 
Dimensiones 
240 x 186 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

El tema de los Primeros Padres era una buena excusa para que los artistas pudieran realizar desnudos, especialmente femeninos, tan perseguidos por las autoridades eclesiásticas -en España por la Inquisición-. La preocupación por la anatomía humana es común al Renacimiento y Tiziano no va a alejarse de esta cuestión. Ya lo había hecho en su juventud con la Bacanal y lo hará con Danae en su madurez. Adán y Eva es una obra en la que el maestro continúa con la influencia de Miguel Angel, al emplear figuras atléticas y escultóricas. Sin embargo, mantiene su toque personal al aplicar una pincelada suelta, cercana a la mancha, interesándose por los efectos de la luz sobre el color y por el sentimiento de sus personajes, perfectamente reflejado en sus rostros. La composición se articula a través de los escorzos de las figuras, situadas a ambos lados del árbol que sirve como eje. La serpiente tradicional que entrega la manzana tiene cabeza de niño, lo que supone una innovación iconográfica. El amplio follaje que vemos en la escena sugiere que Adán y Eva están en el Paraíso. Cuando Rubens tuvo la oportunidad de ver esta obra en el Alcázar de Madrid consideró a Tiziano su padre espiritual y decidió hacer una versión libre que se conserva en el Museo del Prado.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto