Abraham y los tres ángeles

Compartir

Datos principales

Fecha 
1575
Material 
Dimensiones 
280 x 240 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La escena pintada por Navarrete el Mudo está inspirada en el Génesis, 18: "Alzados los ojos (Abraham) miró y he aquí que vio tres hombres que estaban de pie cerca de él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y postrándose en tierra dijo: - Mi señor, te lo ruego, si he hallado gracia a tus ojos, no pases sin detenerte con tu siervo. Se os traerá un poco de agua, os lavaréis los pies y reposaréis a la sombra de este árbol. Yo voy a buscar un bocado de pan y así os repondréis antes de pasar adelante". Abraham preparó la comida para sus huéspedes y ellos consumieron las ricas viandas; tras la comida dijeron a Abraham que volverían al año siguiente, habiendo tenido para entonces un hijo a pesar de la avanzada edad tanto de él como de Sara, su esposa. La mujer escuchó sonriendo la frase del huésped sin sospechar que había sido Yavé quien había hablado. El lienzo elaborado por Navarrete está destinado al Monasterio de San Lorenzo, lugar donde se acogen numerosos peregrinos por lo que la temática de la hospitalidad está perfectamente interpretada, temática sugerida por los dictados de la Contrarreforma, que ponía énfasis en las buenas acciones como medio de alcanzar la salvación. Navarrete presenta a Abraham en primer plano cuando ofrece su hospitalidad a los tres ángeles, recogidos con el mismo rostro al ser la misma persona, el misterio de la Trinidad. La escena se desarrolla al aire libre, mostrando el árbol que también forma parte de la historia bíblica y la casa donde encontramos a Sara escuchando las noticias de Yavé. Formado en Italia bajo la influencia de Tiziano, Navarrete recoge en sus lienzos la espiritualidad, la sobriedad y la dignidad demandadas por la Iglesia española y especialmente por Felipe II.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto