Necrópolis de Tebas

Compartir

Datos principales

Lugar 
Ciudad 
Luxor
Pais 
Egipto
Horario 
Precio 
Indicaciones 

Desarrollo

En las sierras que se encuentran al sur de Tebas se abren un sinnúmero de valles que se convertirían en una inmensa necrópolis, ya que cuando la dinastía XVIII inició su andadura, sus monarcas comprobaron con desolación que no había en Egipto una sola tumba regia que hubiese escapado a la rapacidad de los saqueadores. Ante esta situación, Tutmés I tomó una medida revolucionaria: tener una tumba secreta, separada y distante del templo funerario. Así se inauguró, en una tórrida garganta de la Montaña Tebana, bajo la sombra del picacho llamado El Cuerno, el célebre Valle de los Reyes, que había de albergar las tumbas de todos los faraones de las dinastías XVIII, XIX y XX. La única garantía de seguridad que ofrecía el Valle era la de que al estar juntos todos los reyes, se podía mantener en él una guarnición que los guardase a todos, en vez de tenerlos diseminados al borde del Nilo como ocurría antes. Entre las tumbas reales más importantes destacan la de Ramsés IX, Ramsés VI, Tutankamón, Amenofis II, Tutmosis III y Seti I. A un kilómetro y medio del Valle de los Reyes se encuentra el Valle de las Reinas que comprende unas 80 tumbas correspondientes a las dinastías XIX y XX, entre 1300 y 1100 a.C., destacando las de la reina Titi y el príncipe Amonher-Kopchef. Las tumbas de los grandes dignatarios se reúnen en el llamado Valle de los Nobles; sus principales características son una extrema simplicidad arquitectónica y una iconografía fresca y animada, destacando las tumbas de Rakmara, Kiki, Menna, Sen-Nefer y Ramose. El Valle de los Artífices se denomina Deir el-Medina y allí se sitúa las necrópolis de los constructores y decoradores de las tumbas reales de Tebas. Entre estas tumbas destacan las de Inherka y Senedyén.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto