Convento de San Esteban de Salamanca

Compartir

Datos principales

Lugar 
Ciudad 
Salamanca
Dirección 
Pl. del Concilio de Trento, s/n
Pais 
España
Teléfono 
+34  923 21 50 00
Horario 
Precio 
Indicaciones 

Desarrollo

En la plaza del Concilio de Trento, al final de la Gran Vía, se levanta el templo al que popularmente se denomina los Dominicos. Entre 1255 y 1256 los dominicos se establecieron en el solar que ocupa el actual convento, en el que estaba ubicada la parroquia de San Esteban, donde más tarde edificaron un convento que fue derribado para levantar el actual. El templo fue un centro importante durante la Contrarreforma, prestando ayuda a Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, Francisco Vitoria y Cristóbal Colón. En 1524 se iniciaron los trabajos del nuevo edificio bajo la iniciativa del cardenal Fray Juan Álvarez de Toledo, aunque a lo largo del proceso se sucedieron varios especialistas como Fray Martín de Santiago, Rodrigo Gil de Hontañón, Rivero de Rada y Pedro Gutiérrez, hasta que en el año 1610 finalizaron los trabajos, dando lugar a un conjunto que constituye una de las cumbres del plateresco salmantino. El templo es de cruz latina y su estilo ofrece notas que van desde el arte gótico al renacentista. Su fachada, se halla protegida por un arco triunfal y está labrada a modo de gigantesco retablo en el que destaca el motivo central de la Lapidación de San Esteban, obra del milanés Ceroni, entre una gran profusión plateresca de estatuas de santos bajo doseletes, medallones y grutescos. El atrio está situado a la derecha de la fachada. Encima se encuentra la biblioteca que fue construida en 1683. Por el atrio se accede al claustro de los Reyes Católicos, obra de Fray Martín de Santiago, donde se combina la estructura gótica con los arcos renacentistas. Desde el claustro alto se accede al coro. En él destaca una sillería de nogal (1651), una imagen de Santo Domingo y varias pinturas como la de la Virgen del Niño de Rubens y un mural, que evoca el triunfo de la Iglesia a través de la orden dominica. En la biblioteca, se ha inaugurado un museo con cerca de cien piezas de motivos religiosos. El Panteón de los Teólogos sirve como lugar de enterramiento para los principales. A través de la sacristía se pasa a la iglesia, obra gótica de una sola nave, cimborrio sobre el crucero, capillas situadas a modo de hornacinas entre los contrafuertes y alto coro. El grandioso y recargado retablo mayor, al igual que los laterales y el púlpito, se debe a José Churriguera, y en su tramo superior puede verse El martirio de San Esteban (1692) de Claudio Coello. Por último, el coro muestra un gran fresco (1705) de Antonio Palomino con una alegoría sobre el Triunfo de la Iglesia. Existen más capillas, cerradas por rejas y repartidas por el templo. La zona de clausura acoge lugares excepcionales como el Salón de Profundidades, donde relató Cristóbal Colón el motivo de su viaje.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto