Catedral de Santiago de Compostela

Compartir

Datos principales

Ciudad 
Santiago de Compostela
Dirección 
Praza do Obradoiro, s/n, 15704 Santiago de Compostela, A Coruña
Pais 
España
Teléfono 
+34 981 58 35 48
Horario 
Precio 
Indicaciones 

Desarrollo

Es la muestra más sobresaliente del arte románico español, el más perfecto ejemplo de las llamadas iglesias de peregrinación de cuantas se alzaron a lo largo del Camino de Santiago; está situada en la ciudad española de Santiago de Compostela al amparo del sepulcro del Apóstol y de la leyenda de su aparición. En el año 814 el obispo de Iria Flavia, Teodomiro, descubre la tumba con los restos del Apóstol Santiago en el Campo de la Estrella (Compostela), lo que dio lugar al levantamiento de una pequeña iglesia que perduró hasta la levantada por Alfonso II el Casto, una primera basílica de gran simplicidad, sobre la cual se irán realizando diversas modificaciones y ampliaciones, de entre las que destaca la ejecutada por Alfonso III el Magno en el año 899, presumiblemente de estilo mozárabe y elementos visigóticos.Tras la razzia de Almanzor en 997 hubo de ser reparada y seguramente pudo ser la base para el inicio de proyectos de una nueva construcción, ya bajo los estímulos del arte románico. Iniciada su construcción en el año 1075 bajo el patronazgo del rey Alfonso VI y el obispo Diego Peláez, intervinieron en ella los arquitectos Bernardo el Viejo y Roberto que tras diez años de trabajos apenas pudieron hacer más que la cabecera. Algunas discrepancias entre el obispo y el monarca paralizan las obras entre 1088 y 1093, momento que es elegido un nuevo obispo, Diego Gelmírez, hombre de gran personalidad y carácter dominante que da su impulso definitivo para la conclusión de la obra contratando, en torno al año 1100, al maestro Esteban. En esta segunda fase constructiva, hasta el año 1122, se construye la casi totalidad de las naves y el transepto del conjunto catedralicio, faltando únicamente la fachada de los pies y las torres. Las obras fueron terminadas en el año 1122 o el 1124, aunque la consagración no se realizó hasta 1128, cuando ya estaba terminada la portada occidental. La tercera y última etapa constructiva comienza en 1168 cuando se hace cargo de las obras el maestro Mateo, constructor del famoso Pórtico de la Gloria y de la cripta que le sirve de soporte. Siglos después su aspecto exterior quedó modificado por la cubierta barroca que tan hondamente transformo su original imagen románica visible únicamente en la Puerta de las Platerías. En su ejecución intervinieron numerosos arquitectos y escultores que difundieron y fijaron las características del arte románico en el siglo XII. Inspirada en los ensayos constructivos realizados en las iglesias de peregrinación francesas, especialmente en Saint-Sernin de Toulouse, su sistema arquitectónico y decorativo sirvieron de ejemplo para múltiples iglesias a lo largo del Camino de Santiago. La planta de Santiago es de cruz latina, de tres naves incluso en el transepto, con cabecera semicircular y girola en la que se abren diversas capillas. Las naves laterales se cubren con bóveda de arista, encima de las cuales se abre un amplio espacio que forma la galería de la tribuna, abierta a la nave central. Esta tribuna o triforio, es la solución para absorber la gran afluencia de peregrinos, y constituye la mayor novedad constructiva. La nave central está cubierta con bóveda de cañón, dividida en diez tramos con arcos fajones peraltados que se apoyan en pilares cruciformes con medias columnas adosadas, dotando al conjunto de una gran esbeltez en sus proporciones. El diseño original disponía en el crucero de un cimborrio, mientras que una torre flanqueaba ambos lados del transepto. La iluminación realizada a través de amplios huecos abiertos en los brazos de crucero va dirigida a resaltar la parte superior de la nave central, la tribuna. Embutidas en el muro de la cabecera, en el lado este del transepto y en la girola se abren capillas absidiales cubiertas con bóveda de horno y de planta de herradura, salvo la central que es plana. En los pies de la iglesia se sitúa la portada principal, en la actualidad el Pórtico de la Gloria, una de las mejores muestras de la escultura románica avanzada, así como la más primitiva Puerta de las Platerías que se abre en el brazo derecho del transepto.

Esfinge de Gizeh

Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto