Catedral de Barcelona

Compartir

Datos principales

Lugar 
Ciudad 
Barcelona
Dirección 
Pla Seu, 3 08002 Barcelona
Pais 
España
Teléfono 
+34 933 15 15 54
Horario 
Precio 
Indicaciones 

Desarrollo

La primitiva catedral de Barcelona existía ya cuando en el 559 se celebró el Concilio de Barcelona. Dedicada a la Santa Cruz, perduró hasta que fue destruída por Almanzor en el 985. El conde Ramón Berenguer el Viejo en 1046 inició las obras de la posterior catedral románica, que se consagró en el 1058 La situación era la misma que la actual pero la orientación inversa, es decir, con la entrada principal donde ahora está el ábside. Cuando años después se construyó la catedral gótica la puerta de la antigua catedral románica se conservó y fue reconstruída en el claustro. En 1298 se inauguraron las obras de la actual catedral gótica al haberse quedado insuficiente la anterior a la que sustituía en el mismo emplazamiento. No se conoce el nombre del maestro que trazó los planos e inició la construcción. La mayor parte de la obra data del siglo XIV, se continuó durante el siglo XV y quedó detenida en el siglo XVI. Carlos I quiso reunir en ella a la Orden del Toisón de Oro, lo que sucedió en marzo de 1519, para lo que se dió preferencia a la terminación del coro, faltando aún la fachada y el cimborio. Todavía en las sillas del coro pueden verse los escudos de los caballeros que participaron, incluso el del emperador. Posteriormente se detuvieron todas las obras y la catedral quedó en situación de semiabandono hasta finales del siglo XIX. La Exposición de 1888 determinó el avance de la ciudad. Su promotor, el financiero Manuel Girona decidió en 1882 terminar a sus expensas la obra de la catedral. Existían los planos originales del proyecto pero se decidió encargar a dos arquitectos (José Oriol Mestres y Augusto Font) un proyecto neogótico original aunque basado en el antiguo. La fachada se terminó en 1888 y el cimborio en 1909. El Museo está situado en la antigua escuela catedralicia, junto al hermoso claustro gótico y en él se conservan algunas piezas destacables como una pila baustimal del siglo XI y una importante colección de pintura que abarcan desde el siglo XIV al XVIII, como una Piedad de Bermejo de 1490 o los fragmentos del retablo de San Miguel y San Bernardino realizado en la misma época por Jaime Huguet. Una sala contigua a la sacristía conserva una espectacular custodia del siglo XIV montada sobre un trono y labrada en oro y plata a la que, a lo largo de los años, se le han añadido piedras preciosas, esmaltes y joyas.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto