Palacio Güell

Compartir

Datos principales

Fecha 
1886-88
Lugar 
Dirección 
Calle Nueva de la Rambla, 3
Localización 
Barcelona

Desarrollo

Eusebi Güell no dudó en utilizar al joven Gaudí como arquitecto para realizar su palacio urbano en calle del Conde de Asalto -hoy Nou de la Rambla-. El arquitecto sólo había realizado hasta ese momento la Casa Vicens y El Capricho de Comillas pero el anciano empresario se sintió atraído por las novedades que se intuían en las construcciones de Gaudí. El nuevo palacio debía levantarse en un pequeño espacio de 18 por 22 metros y Gaudí puso todo su empeño para no defraudar a su cliente. Sólo para la fachada llegó a realizar más de 25 proyectos. Esta fachada principal está determinada por el ángulo recto, adornándose con una pequeña tribuna que sobresale ligeramente en la primera planta, elevándose en los extremos hacia el segundo piso. La ornamentación escultórica casi desaparece de esta fachada, reservándola para la columna ubicada entre las puertas de entrada donde podemos contemplar el emblema de Cataluña. Pulidas placas de mármol en tonos grises recubren la fachada, creando una mayor sensación de monumentalidad, recordando el aspecto de los palacios venecianos. Dos amplios arcos que presentan una peculiar curvatura permiten el acceso al palacio; se trata de arcos catenarios que serán frecuentes en trabajos posteriores, convirtiéndose en el soporte fundamental para toda su obra. Las puertas están cubiertas con rejas de hierro; estas puertas suponen una importante novedad y causaron un gran impacto en Barcelona, siendo posteriormente copiadas. En esta rejería podemos encontrar la línea sinuosa que caracteriza al Modernismo. Ya que Gaudí quería que el visitante del palacio tuviera la impresión de estar en un edificio gigantesco, no respetó las proporciones y diseminó la construcción con 127 columnas de diferentes tamaños, que dotan al edificio de imponentes dimensiones que son ficticias. Esta sensación también se crea con la magnífica escalera que permite el acceso a la planta principal. En el centro del palacio encontramos un salón de descomunal altura -superior a tres pisos- coronado a los 17 metros y medio con una espectacular cúpula perforada de 9 metros cuadrados, creando un efecto de grandiosidad difícilmente superable. Esta estancia sustituye al tradicional patio central de los palacios renacentistas pero hace la misma función: convertirse en el eje distribuidor del resto de las habitaciones. Estas habitaciones de "segundo orden" son tratadas por Gaudí con igual respeto, especialmente en los ricos artesonados de madera. Las formas modernistas inundan las salas del palacio gracias a los muebles diseñados también por el arquitecto, formas que se repiten en el tejado. La cúpula del salón central se cubre con una torre apuntada rodeada de 18 esculturas, formas que anticipan los diseños de la Sagrada Familia. El objetivo de las esculturas será ocultar las chimeneas y los canales de ventilación. Con este edificio, Gaudí se da a conocer como un auténtico maestro.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto