Palacio de San Telmo

Compartir

Datos principales

Fecha 
1696-1734
Lugar 
Dirección 
Avda. de Roma, s/n
Localización 
Sevilla

Desarrollo

El edificio se fundó como Escuela de Formación de Marinos para servicio de las flotas españolas de las Indias. Su fachada monumental tiene un efecto de pantalla por la capacidad de espacios abiertos y cerrados que actúan sobre una capa superficial de insólita profundidad. Se inicia la construcción por Antonio Rodríguez y, en el año 1722, la obra pasa a Figueroa, emprendiendo el patio central, capilla, enfermería y fachada. El interior se articula en torno a un amplio patio central, en cuyo eje medio de la crujía en fondo, se ubica la capilla. La fachada es el órgano más relevante y ofrece la cualidad de una gran fuerza ascensional en contraste con la serena horizontalidad del volumen de conjunto, complementándose con el valor dado a la columna ornamentada, bajo un encuadre arquitectónico, propio de un retablo. Articulada en vertical con potentes pilastras y dos cuerpos principales, también se corona por un edículo, trasladando al exterior el cuerpo de un retablo. Perfeccionada hasta en los efectos de detalle más mínimos, ofrece en su dinámica pujante un contrapeso a la horizontalidad del edificio. Son Atlantes los que sostienen la peana y los dinteles del balcón principal dominados por la mecánica expresiva del arte profano de la Antigüedad. En su engranaje barroco el artista se ha servido de un espectacular programa iconográfico renovador. El edificio desde el exterior pregona su propia función de preparar marinos para la flota de las Indias. Es este mundo geográfico el que se expresa en sus relieves. Se representan las Ciencias y las Artes que se enseñan en el recinto. Se muestran, hasta con ostentación, esculpiendo en las peanas su nombre, y así están presentes la Astronomía, la Náutica, la Geometría, la Pintura, la Aritmética, la Arquitectura, la Escultura y la Música. En lo alto, los protectores monárquicos, san Leandro y san Hermenegildo, a los que acompaña san Telmo como patrón de los navegantes. En el centro, un medallón con la imagen de Felipe V encarnando a la Monarquía como fiel protectora de la sabiduría de los hombres.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto