Iglesia de Santa Maria Novella

Compartir

Datos principales

Fecha 
Siglos XIII-XV
Lugar 
Dirección 
Piazza Santa Maria Novella
Localización 
Florencia

Desarrollo

La construcción de la iglesia de Santa Maria Novella fue muy prolongada. Los orígenes se remontan a un oratorio, dedicado a la Virgen, del siglo X que les fue concedido a los monjes dominicos cuando se instalaron en los arrabales de la ciudad. En el año 1246 los frailes dominicos Fra Sisto da Firenze y Fra Rostoro da Campi iniciaron la construcción de la iglesia, completándose el conjunto en 1360 cuando Fra Iacopo Talenti construye la sacristía y el campanille. Sin embargo, aún quedaba por finalizar la fachada, que ya se había iniciado en esta época. Será Leon Battista Alberti el arquitecto elegido por Giovanni Rucellai en 1456 para construir esta obra, una de las piezas clave del Renacimiento. En el interior, el templo presenta una planta de cruz latina dividida en tres naves, separadas por pilastras que sostienen arcos ojivales, un característico estilo cisterciense en el que se destaca el espacio y la luz. Si la arquitectura de este centro religioso ya es por sí sola una parada obligatoria para el viajero, en su interior Santa Maria Novella contiene un buen puñado de obras de arte de primer nivel. En la derecha del crucero se encuentra la Capilla Rucellai, decorada con frescos del siglo XIV. La capilla del altar mayor es la famosa Capilla Tornabuoni, cuyos muros fueron decorados con frescos por Domenico Ghirlandaio sobre la vida de la Virgen y de san Juan Bautista, teniendo a Miguel Ángel como ayudante. En el crucero de la izquierda se abre la Capilla Gondi, decorada con mármoles policromos por Giuliano da Sangallo, con un Crucifijo de madera realizado por Brunelleschi. La Capilla Strozzi fue pintada por Nardo di Cione y Andrea Orcagna. En la nave lateral izquierda se encuentra la obra maestra de la iglesia, un fresco sobre la Trinidad pintado por Masaccio. A la izquierda del templo se abre el llamado Claustro Verde, un espacio de estilo románico construido en 1350 por Fra Giovanni da Campi llamado así por los frescos sobre escenas del Antiguo Testamento que lo decoran, en los que predomina el color verde, pintados por Paolo Ucello. En la galería este del claustro se abre la Capilla de los Españoles, lugar en el que se celebraban los oficios religiosos para la esposa de Cosme I de Médici, Eleonora de Toledo. Se trata de la antigua sala capitular del convento que Iacopo Talenti construyó en 1359 para honrar a santo Tomás de Aquino. Los frescos fueron pintados por Andrea di Firenze. Otro de los espacios del antiguo convento es el claustro de los Muertos, construcción de época románica en la que están enterradas buena parte de las familias florentinas.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto