Castillo de Zorita de los Canes

Compartir

Datos principales

Fecha 
Siglos X-XIII
Autor 
Localización 
Zorita de los Canes, Guadalajara

Desarrollo

Los orígenes de esta fortaleza no están del todo claros, apuntándose a época musulmana el momento en el que se levantó, si bien la mayoría de las piedras proceden de la cercana Recópolis, ciudad visigoda construida por Leovigildo en honor de su hijo Recaredo. Entre finales del siglo XII y principios del XIII, Ruy Díaz hará de este castillo uno de los más fuertes e importantes de Castilla, gracias a las reformas realizadas. Tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212), la Orden de Calatrava lo convertirá en la sede de su Encomienda. La alcazaba iniciaba su lenta decadencia, que se alcanzó en 1556 cuando el rey Felipe II vendió la villa y el castillo a Ruy Gómez de Silva, duque de Pastrana. La fortaleza se asienta sobre una lancha de piedra de difícil acceso, de aproximadamente 10 metros de alto. Tiene dos entradas, aunque sólo una de ellas, la que se abre en la zona de poniente, es útil. El pasadizo está flanqueado por un muro con torreones de refuerzo en las esquinas. La puerta presenta un doble arco: de herradura y ojival. La otra entrada se haría por la zona de levante, a través de una elevada torre albarrana enlazada con el recinto amurallado. El acceso se hacía a través de dos arcos apuntados, donde observamos una leyenda: "Pero Diaz me fecit Era 1328". En las esquinas y en los muros del castillo, de planta alargada, encontramos torres defensivas y de refuerzo. En el recinto podemos observar dos zonas: el patio, separado del recinto por un profundo foso y la zona de dependencias, donde se halla una iglesia románica de una sola nave. Desde 1998 el castillo está viviendo un intenso programa de rehabilitación.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto