Castillo de Santa Catalina

Compartir

Datos principales

Fecha 
Siglos X-XIV
Autor 
Lugar 
Localización 
Jaen

Desarrollo

El castillo de Santa Catalina se levanta sobre el cerro que defiende la ciudad de Jaén, a unos 820 metros de altura. Sus orígenes debemos buscarlos en época musulmana, siendo el rey Alhamar el encargado de realizar las primeras edificaciones. Cuando la ciudad fue tomada por Fernando III el Santo en 1246, el alcázar pasó a manos cristianas, realizándose diversas modificaciones. Sufrió largas etapas de abandono y durante la Guerra de la Independencia fue ocupado por tropas francesas, sirviendo como acuartelamiento y polvorín, quedando en un estado de franca ruina. Las Guerras Carlistas del siglo XIX provocaron el desarrollo de nuevas obras en el castillo. Ya en el siglo XX fue adquirido por un particular llamado Manuel Ruiz de Córdoba, quien quiso restaurarlo pero los trabajos apenas avanzaron. En 1948 el Ayuntamiento compra el castillo, que había sido declarado Monumento Histórico-Artístico el 3 de junio de 1931, siendo destinado a Parador de Turismo en 1965, destruyéndose buena parte de los restos. El Castillo de Santa Catalina ocupa una superficie de 170 metros de largo con tres recintos en su interior: el inferior, constituido por una serie de barbacanas; el central, donde se ubica el Parador; y el superior, donde se sitúa el Alcázar Nuevo, al que se accede por un arco ojival, destacando la Torre del Homenaje, con casi 40 metros de altura y tres estancias cuadradas en su interior, unida a otra torre sin antepecho a través de una muralla. Los tres espacios fueron unificados por las reformas llevadas a cabo en el siglo XV por el condestable Iranzo.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto