Villafranca del Bierzo

Compartir

Datos principales

Tipo 
Pueblo o ciudad
Antecesor 

Desarrollo

Villafranca del Bierzo es una de las principales localidades de esta comarca leonesa. En la zona se han encontrado restos de asentamientos celtas -castros como el de la Redoniña- y de época romana, momento en que se denomina Burbia, de la misma manera que el río que cruza el municipio. Villafranca fue repoblada en el siglo XI, concretamente en el año 1070, por los monjes procedentes del monasterio de Cluny. Fundaron un convento donde hoy está la Colegiata. La pequeña villa fue repoblada por francos -de ahí la denominación, "vila franca"- a lo largo de las siguientes centurias, recibiendo esta repoblación el empuje de algunos reyes como Alfonso VI, posiblemente responsable de su aforamiento. Las primeras referencias documentales son del siglo XII, aludiéndose a Villafranca como el final de la décima etapa de la Ruta Jacobea en el "Liber Sancti Iacobi" de Aymeric Picaud. Los monjes cluniacenses son los responsables del culto en la iglesia de Santa María de Cruñego, (actual colegiata de Santa María) primitiva construcción románica sustituida en el siglo XVI. También de época medieval son las iglesias de Santiago y de San Francisco. La villa pasará a depender de los marqueses de Villafranca en el siglo XVI, momento en el que se construye el castillo y la monumental iglesia de San Nicolás. La nobleza de la zona se concentra en la villa, construyéndose un amplio repertorio de palacios, especialmente en la calle del Agua, donde se levantan el palacio de los Torquemada, la Casa Morisca o el palacio de los Álvarez de Toledo. Este diverso patrimonio monumental -ampliado con otras obras como el Convento de la Anunciada- hace que Villafranca sea denominada "la pequeña Compostela". Dicho patrimonio la convirtió en capital de la región de El Bierzo durante algunas décadas en el siglo XIX, capitalidad que hoy ostenta Ponferrada. En la actualidad, Villafranca -y sus municipios- cuenta con casi 4.000 habitantes que se dedican a la agricultura -destacan especialmente los vinos de la zona, la manzana reineta y los pimientos-, la industria alimentaria y los servicios, especialmente vinculados al Camino de Santiago y al turismo rural. Las fiestas de la localidad se celebran entre el 12 y el 15 de septiembre, en honor del Cristo de la Esperanza.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto