Sagunto

Compartir

Datos principales

Tipo 
Pueblo o ciudad
Antecesor 

Desarrollo

Ya desde la Edad del Bronce se conoce la ocupación del área de Sagunto, con poblados que perdurarán hasta el siglo V a.C., etapa en la que florece la cultura ibérica y en la cual los grupos de gentes que ocupaban el actual cerro del castillo se unirán a otros conjuntos habitacionales circundantes. En esta etapa ibérica, la ciudad se denominará Arse y alcanzará un gran desarrollo económico y cultural, con acuñación de moneda y contactos con los colonizadores griegos y fenicios. Codiciada por cartagineses y romanos, las dos potencias dominantes del Mediterráneo, queda dentro del área adjudicada a los primeros en el Tratado del Ebro (226 a.C.) aunque, aliada de Roma, será destruida por Aníbal en el año 219 a.C. tras ocho meses de asedio. La destrucción de la ciudad dará lugar al comienzo de la Segunda Guerra Púnica entre Roma y Cartago. En el año 214 a.C. la ibérica Arse es conquistada por Cneo y Publio Escipión y restaurada por Publio Cornelio Escipión, hijo y sobrino respectivamente de los dos anteriores. La ciudad fue devuelta a los iberos, en buenas relaciones con Roma, transformándose paulatinamente en hispanorromana y cambiando a la denominación latina de Saguntum. Ciudad independiente y aliada de Roma, a partir de este momento comienza un periodo de esplendor y desarrollo a todos los niveles, favorecida por su poderosa aliada hasta el punto que sus habitantes gozarán de la ciudadanía romana. Durante el reinado de Augusto, Saguntum conocerá una etapa de esplendor, resultando favorecida por el amplio programa urbanístico puesto en marcha por el emperador romano. Así, la ciudad se amplía, se dota de nuevas y mejores infraestructuras y recibe el título de municipium de ciudadanos romanos. La nueva ciudad es planificada integrando en su perímetro al río Palancia, gracias a la construcción de un puente en sentido norte-sur que articula a todo el conjunto urbano y une Saguntum con la Vía Augusta. Hoy en día sólo se conservan dos pilares de este puente. Edificada en pendiente, el espacio urbano propiamente dicho se ubica en la parte baja, mientras que en la terraza superior se ubica el teatro. El foro, como en toda ciudad romana, articula la vida urbana y sirve de eje de conexión con elementos como las tabernae (tiendas), el templo o la basílica, lugar de reunión de los ciudadanos y sede del tribunal. Entre los siglos V y VII la ciudad sufre la invasión de los pueblos bárbaros que asolaron la Península Ibérica, entrando también en la órbita de Bizancio. No en balde, el control de toda la zona levantina estuvo en disputa entre el gobierno visigodo de Toledo y los bizantinos. En el siglo VIII cae bajo dominio musulmán, cambiando de denominación: Mordevre. Esta época será un periodo de esplendor, gracias a la prosperidad económica y el desarrollo cultural. Jaime I, en el primer tercio del siglo XII, conquista la ciudad para los cristianos. Desde ese momento se construyen varias iglesias y se repuebla la villa con gentes procedentes del norte del reino. Durante la guerra de las Germanías (siglo XVI) la ciudad tuvo un importante papel, al igual que en las de Sucesión (siglo XVIII) y de la Independencia (siglo XIX). En 1868 se restituye el nombre de Sagunto y en esta villa, el general Martínez Campos restaura la monarquía borbónica en la persona de Alfonso XII. Sagunto fue la primera ciudad que le reconoció como rey, lo que le valió el título de "Muy Ilustre y Leal Villa".. El siglo XX supondrá para Sagunto y su comarca un importante despegue económico. En la década de 1980, la reconversión industrial y el cierre de los Altos Hornos provoca la declaración de Sagunto como zona de localización industrial preferente y la diversificación del tejido productivo. Actualmente, Sagunto es una referencia en la economía de la Comunidad Valenciana y uno de los municipios más poblados de Valencia.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto