Jericó (Tell al-Sultan)

Compartir

Datos principales

Tipo 
Pueblo o ciudad
Antecesor 

Desarrollo

Uno de los más antiguos lugares de ocupación del Oriente Próximo y fundamental para el conocimiento del Neolítico, la sede de la antigua Jericó (Tell al-Sultan) fue excavada por la arqueóloga británica Kathleen Kenyon entre 1952 y 1958. Ubicada en el valle del Jordán, a unos 200 m por debajo del nivel de mar, ya a comienzos del XI milenio a.C., durante el periodo natufiense, comenzó a ser ocupada. El poblado empezó a ser importante a partir del Neolítico Precerámico A (9500-8500 a.C.), fase en la que se edificó una gruesa muralla de 2 m de anchura y una torre, considerada la más antigua fortificación de la Historia. El asentamiento estaba formado por pequeñas viviendas de adobe con planta circular. Durante el Precerámico B (8500-7000 a.C.) las viviendas pasaron a ser de planta rectangular, integrando varias estancias separadas por tabiques. La ruptura del patrón cultural tradicional se manifiesta también en modificaciones en cuanto al ritual y los útiles de piedra, lo que se ha interpretado como la llegada de nuevos pobladores, probablemente procedentes de Siria. Importante es la aparición de nuevas prácticas de enterramiento, como la costumbre de enterrar a los muertos bajo el suelo de las viviendas, o la de modelar en yeso las facciones de la cara sobre cráneos humanos, incrustando a veces conchas a modo de ojos. El Neolítico Cerámico se manifiesta en Jericó a través de dos fases, dejando las primeras producciones alfareras, ciertamente toscas, decoradas con motivos geométricos pintados, como líneas en zigzag y triángulos.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto