Damasco

Compartir

Datos principales

Tipo 
Pueblo o ciudad
Antecesor 

Desarrollo

Capital de la R. A. Siria, se encuentra en medio de una vega regada por el río Bárada, que da vida a un oasis cuyo verdor contrasta con la aridez de los territorios circundantes. Damasco presenta un centro histórico rodeado por una muralla con ocho puertas de épocas distintas y varios bastiones defensivos. El centro urbano s encuentra rebosante de monumentos, que atestiguan la antigüedad de la ciudad y dan fe de su esplendor e importante papel histórico. Por encima de todos sobresale la Mezquita Omeya, con una impresionante cúpula y tres alminares. Junto a ella se conservan varias columnas pertenecientes a un templo romano dedicado a Júpiter Damasceno. Muy cerca se encuentran el mausoleo de Saladino y las escuelas Adilié, Zahirié y Chaqmaqíe, por un lado, y el Palcio Ázem, los Baños de Nuraldín y el Jan Ásad Pachá por otro. En la zona oriental de Damasco existen varias iglesias vinculadas a la vida de San Pablo y a los primeros tiempos cristianos. Hacia el oeste se halla la Ciudadela y, tras la muralla, la Takkíe Sulaimaníe y el Museo Nacional. Por último, la tradición indica que fuera de la ciudad, cerca de la cima del Monte Qasiún, se halla un pequeño santuario musulmán y una cueva en la que debió alojarse la bíblica Eva, esposa de Adán, tras la muerte violenta de su hijo Abel. Damasco es una ciudad antigua y rebosante de tradición. Son abundantes las mezquitas, baños y madrazas diseminadas por sus barrios, así como los cafés, las posadas caravaneras y las viviendas tradicionales. La ciudad se ha caracterizado por dar cobijo a personalidades artísticas e intelectuales, como el arquitecto Apolodoro de Damasco. También, en el barrio de Salhíe se encuentra la tumba del escritor y predicador del sufismo andalusí, el murciano del siglo XIII Muhildín ibn Arabi.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto