Gótico Francés

Compartir

Datos principales

desde 
1.150
hasta 
1.440

Desarrollo

Francia fue la cuna indiscutible del Gótico, favorecida por su intensa actividad intelectual basada en los centros románicos del período anterior. Los soportes intelectuales del gótico los proporcionaron la Escolástica de Santo Tomás y el humanismo de San Francisco de Asís, que otorgaron un valor nuevo a los sentidos del ser humano y a la Naturaleza. Esto es lo que provocó la suavización de la rigidez románica, que había llegado a caer en una abstracción tremendamente árida, para volcarse hacia un estilo más natural, más humano, en el cual los santos sonríen y la Virgen acaricia a su Niño en vez de ser tan sólo su trono.La línea, como en el Románico, fue la principal herramienta de la pintura, por su elegancia y su dinamismo. Sin embargo se vio complementada por un color vivo, optimista, siempre supeditado a la línea, por supuesto. Al principio fue un color plano, pero progresivamente adquirió gradaciones que lo aproximaron a la renovación trecentista al final del Gótico Italiano. Este sometimiento a la línea viene marcado por la importancia de la vidriera y la miniatura, artes ambas que requieren una técnica precisa en el contorneado de las figuras: véase para ilustrar esta característica el Salterio de Ingeburgo.Durante el gótico, se practicaron fondos dorados tras las figuras, que aumentaban el valor material y simbólico de las imágenes. Un fondo de oro introduce una luz mágica y no natural, así como configura un espacio inexistente.El Gótico en Francia se centró en el núcleo cortesano, l'Ile de France, y contó con precedentes Protogóticos, que sirvieron para ajustar la transición del Románico al Gótico. Tras este período de preparación tuvo lugar el Gótico Lineal, un período de esplendor, que se vio culminado durante el Gótico Internacional, de hondísima influencia italiana.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto