Lyceum Club Femenino

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC
Derechos 

Desarrollo

En 1926, durante la dictadura de Primo de Rivera, un centenar de mujeres de ámbitos culturales ilustrados fundó en Madrid el Lyceum Club Femenino -siguiendo el ejemplo del primer Lyceum que la escritora británica Constance Smedley-Armfield comenzó en 1904 en Londres- con el fin de defender los intereses de la mujer, facilitarles un lugar de encuentro y promover el desarrollo educativo, cultural y profesional de las mujeres así como la organización de obras de carácter social. Cuando la prensa londinense reseñó la apertura del Club en Londres, incluyó las adhesiones de Mrs. G. K. Chesterton, Mrs. G. B. Shaw y Emilia Pardo Bazán, entre otras. En esos años el club coincidía con la expansión del movimiento feminista y sufragista en Europa. Pronto surgieron clubs similares en Berlín, París, Bruselas, Nueva York, Roma, La Haya, Madrid, Barcelona, La Habana, etc., y desde 1908 se organizó una Federación internacional. El club era aconfesional y apolítico, y la admisión como socia estaba restringida a mujeres que hubieran realizado trabajos literarios, artísticos o científicos, participado en causas sociales o poseyeran títulos académicos. El Club español estaba formado por una élite femenina que por su ambiente familiar tenía una educación superior, afán cultural y tiempo para desarrollar actividades. Su neutralidad política y religiosa no fue bien comprendida entonces y recibieron fuertes críticas. Empezó su actividad bajo la presidencia de María de Maeztu, con 115 asociadas y la aprobación de los Estatutos de Londres. Victoria Kent e Isabel Oyarzábal eran las vicepresidentas, y Zenobia Camprubí, secretaria. Tuvo Secciones de Literatura, Música, Artes Plásticas e industriales, Internacional, Hispanoamérica, Ciencias y Social. Los objetivos generales del club se concretaron en: defender los intereses morales y materiales de la mujer, desarrollando las iniciativas económicas, científicas y artísticas; fomentar el espíritu colectivo, facilitando el intercambio de ideas y la compenetración de sentimientos; organizar obras de carácter social, celebrar conferencias, etc. En 1927 se habían quintuplicado el número de socias. Gráfico Quizá algunas actividades más significativas fueron los cursillos y Seminarios de Derecho impartidos por Victoria Kent, Matilde Huici y Clara Campoamor, que sirvieron para analizar la situación de las mujeres en el Código Civil y Penal, y presentar después propuestas de reformas al gobierno. Otra iniciativa interesante fue la "Casa de los niños", institución educativa gratuita para hijos de mujeres trabajadoras que comenzó en 1929, y también las charlas y conferencias organizadas sobre temas de interés cultural y jurídico, abiertas a toda la sociedad, que tuvieron mucho éxito. En 1939 fue clausurado por razones políticas.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto