La recuperación de Menorca

Compartir

Datos principales

Inicio 
1802DC
Fin 
1802DC
Rango 
1802DC to 1802DC
Derechos 

Desarrollo

El 14 de septiembre de 1708 -en plena Guerra de Sucesión española- una escuadra angloholandesa, mandada por el almirante sir John Leake, bombardeó los fuertes de Menorca y desembarcó las tropas del general James Stanhope, que en menos de nueve días ocuparon totalmente la isla. Por el Tratado de Utrech, de 1713, Menorca fue cedida a Inglaterra, aunque España nunca renunció a recuperarla. Ulteriormente, en 1756, en el curso de la Guerra de los Siete Años, la flota francesa del almirante Glassionaire derrotó a la del inglés sir John Byng y las fuerzas de desembarco del duque de Richelieu conquistaron para Francia la isla balear. Aquella victoria francesa tuvo consecuencias trágicas y gastronómicas. La Royal Navy hizo responsable al almirante Bing de la derrota y, tras su sumario consejo de guerra, fue fusilado a bordo de su navío, ejecución que sigue siendo uno de los casos más polémicos de la Historia de Inglaterra. Más amable es el asunto gastronómico: se acepta casi universalmente que un cocinero del duque de Richelieu inventó una de las salsas más conocidas, la mahonesa o mayonesa, para conmemorar aquel triunfo. Menorca volvió a cambiar de manos enseguida: por la Paz de París, que puso fin a la Guerra de los Siete Años, la isla fue devuelta a Inglaterra en 1763. Mas en agosto de 1781, en la renovada [guerra#CONTEXTOS#2460] de España y Francia, unidas contra Inglaterra, una escuadra franco-española, mandada por el duque de Crillon y llevando a sus órdenes al conde de O'Reilly y al general Buenaventura Moreno, jefes de las fuerzas españolas de Mar y Tierra respectivamente, atacó Menorca. El general James Murria -que, sin duda recordaba el trágico final del almirante Byng- ofreció una valerosa resistencia, pero tuvo que capitular, finalmente, el 5 de febrero de 1782, y la isla fue eventualmente recuperada por España. El funesto Tratado de San Ildefonso, de 1796, unió la suerte de España a Napoleón contra Inglaterra y, dada la importancia estratégica de la isla de Menorca para los ingleses, el 7 de noviembre de 1798, las fuerzas del general Sir Charles Stuart desembarcaron en la zona de Adaya y en diez días derrotaron a la escasa y desmoralizada guarnición española, comandada por el brigadier Juan Nepomuceno Quesada. En barcos ingleses fueron transportados a la Península 3.528 soldados, 153 oficiales y los 600 infantes suizos -hechos prisioneros por los austriacos en contiendas anteriores y vendidos a España "a dos dólares por cabeza"- optaron por pasarse a los ingleses y formar parte de las fuerzas de ocupación. Sir Charles Stuart ingresó con todos los honores en la Orden Militar del Baño y fue nombrado gobernador de Menorca. Pero, por motivos de salud, a mediados de 1799, regresó a Inglaterra. Su sucesor en la gobernación de la isla, el general St. Clair Erskine, mostró un gran interés en reforzar las defensas y, por ello, solicitó al almirante Horatio Nelson -reciente vencedor de los franceses en Abukir- que, con parte de sus navíos, se desplazara desde Sicilia a Menorca. Solicitud que Nelson satisfizo, enviando al contraalmirante Sir Thomas Duckworth con seis navíos de línea. Según las malas lenguas, Nelson no quiso trasladarse a Menorca con toda la flota para no alejarse de su amante, Lady Hamilton. Finalmente, sin poder alegar más excusas, Nelson, a bordo del Toudroyant, un navío apresado a los franceses, arribó a Mahón el 12 de octubre de 1799. El Almirantazgo había dado instrucciones a Nelson para que reuniera en ese puerto una flota adecuada para batir a una poderosa escuadra francesa, que se hallaba frente a Finisterre. Pero días más tarde, se supo que la supuesta escuadra francesa no eran sino barcos españoles refugiados en Ferrol, por lo que la operación fue cancelada. En Menorca, Nelson pidió a Erskine que le cediera 2.000 hombres para colaborar en la expulsión de los franceses de la isla de Malta, solicitud que el general inglés rechazó rotundamente y, en vista de ello, el malhumorado gran almirante preparó su urgente regreso a Palermo. Pero una fuerte tormenta, con huracanados vientos del noroeste, le retuvo hasta el 18 de octubre. Durante aquellos seis días, Nelson se alojó en la casa predial de San Antonio, también conocida como Golden Farm o Quinta de Oro -hoy día inevitable atracción turística de Menorca- y, según cuentan las crónicas, se dedicó a poner al día su correspondencia y a resolver asuntos pendientes, como el consejo de guerra del día 15 contra un marinero acusado de robo, que fue condenado a muerte y ahorcado en la arboladura de su navío. El día 18 de octubre partió hacia Palermo. Cuatro meses después, el 18 de febrero de 1800, Nelson colaboró con el almirante Keith en la victoria sobre la flota francesa en Malta y pronto llegarían sus días de gloria y muerte en Copenhague, Tolón y Trafalgar. Respecto a su estancia en Menorca, por más que la romántica tradición quiera imponerlo, es falso que le acompañara su amante, Lady Hamilton. El último gobernador inglés de Menorca fue el general Henry Fox, quien tras ser nombrado comandante supremo de las fuerzas inglesas en el Mediterráneo, trasladó su cuartel a la isla de Malta, libre ya de franceses. Entre tanto, los países participantes en la Segunda Coalición contra Napoleón -Gran Bretaña, Rusia, Turquía, Austria, Portugal y Las Dos Sicilias- proseguían con desigual fortuna la guerra. Los triunfos de Nelson en Abukir; de Sir Sydney Smith en Acre y de Sir Ralph Abercomby en Alejandría forzaron a los franceses a evacuar Egipto. Pero las grandes victorias napoleónicas de Marengo (14-6-1800) y sobre todo la de Hohenliden, en Baviera (2-12-1800), obligó a Austria a firmar la Paz de Luneville en febrero de 1801, paz que prácticamente deshizo la Coalición y dejó sola a Inglaterra contra Francia. Tras casi diez años de continuada guerra, tanto Francia como Inglaterra necesitaban la paz. Ambas potencias estaban cansadas y tenían graves problemas políticos y económicos que resolver. En Inglaterra, debido a una serie de malas cosechas, reinaba un gran descontento y el agresivo primer ministro William Pitt, a causa de su impopularidad, se vio forzado a dimitir, siendo sustituido por el moderado Henry Addington. Napoleón Bonaparte, ya primer Cónsul, se dirigió al Gobierno inglés en actitud pacifica; el 1 de octubre de 1801 se alcanzaron en Londres los acuerdos preliminares y la Paz se firmó en la casa consistorial de la ciudad francesa de Amiens, el 27 de marzo de 1802. Por esta Paz, Francia e Inglaterra abandonaban Egipto, que debía ser devuelto a Turquía; Inglaterra restituía a Francia y a Holanda los territorios e islas conquistados, pero conservaría Ceilán y la India; se comprometía a devolver la isla de Malta a la Orden de San Juan de Jerusalén y, curiosamente, después de casi cuatro siglos de continuado uso, los reyes del Reino Unido de la Gran Bretaña, aceptaron dejar de autotitularse también Reyes de Francia. Por su parte, Francia se retiraba de Italia y prometía frenar su política expansionista. Con respecto a España, Napoleón consintió que Inglaterra conservara la isla española de Trinidad, ocupada en 1797 por la flota del almirante Harvey, pero, definitivamente, recuperaba Menorca y se aceptó la agregación de Olivenza -que había formado parte de Portugal hasta la Guerra de las Naranjas- al territorio español. Por parte de España, dicha paz la firmó José Nicolás de Azara; por Francia, José Bonaparte -hermano de Napoleón-; por el Reino Unido, lord Cornwallis; y por Holanda, el señor Schimmelpennick. "Los plenipotenciarios creyeron que con este tratado había desaparecido la enemistad entre Francia e Inglaterra, y se abrazaron emocionados en medio de los aplausos de cuantos presenciaban el acto", anotó un testigo presencial. Pero aquella paz a nadie convenció, apenas constituyó una tregua y tan solo un año mas tarde, al rechazar Inglaterra la devolución de la isla de Malta a los Caballeros de San Juan, la guerra se reanudó y Francia se tuvo que enfrentar a la Cuarta Coalición, formada por Rusia, Austria, Suecia e Inglaterra. La breve ocupación francesa de Menorca, de algo más de siete años, dejó en la isla una nueva ciudad, San Luis, y una aceptable red viaria. Pero los 71 años de posesión inglesa han dejado una huella más honda y perceptible. Los ingleses, por captarse la simpatía de los menorquines, adoptaron una política de tolerancia y respeto a las instituciones y costumbres locales. Y buena prueba de que lo consiguieron es el dato de que, cuando en 1778 se reanudaron las hostilidades con Francia, el gobernador ingles James Mostyn concedió la patente de corso a más de 50 naves menorquinas que atacaron los puertos y costas de la Península y de Francia. Diversas obras públicas fueron debidas a los ingleses, quienes fundaron y levantaron la ciudad de Georgetown -hoy Villacarlos-, y todavía podemos contemplar, en las cercanías de Mahón, el monumento erigido a la memoria del gobernador Sir Richard Kane, "uno de los mejores administradores británicos que tuvo la isla menorquina". Con el clero los ingleses tuvieron algunos problemas, que en general obedecían a que los curas menorquines se vieron forzados a tolerar contra su voluntad los cultos de las minorías protestante, griega y judía, establecidas en Menorca durante los años de ocupación inglesa. También en la arquitectura, mobiliario e, incluso, en las bebidas, hoy día, se percibe la influencia inglesa en Menorca. Varios de sus antiguos edificios reflejan el llamado estilo georgian o georgiano del siglo XVIII inglés, y la misma tendencia se percibe en muchos otros rasgos de la estética y las costumbres de la isla.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto