El triunfo del racionalismo

Compartir

Datos principales

Inicio 
1900DC
Fin 
1925DC
Rango 
1900DC to 1925DC
Periodo 
XX13

Desarrollo

El momento álgido del triunfo de las ideas de la Bauhaus coincidió con la dirección de Hannes Meyer, aunque es cierto que el propio Gropius o Moholy-Nagy, entre otros, habían sentado las bases de una nueva metodología del diseño y del proyecto atentos a las propuestas racionalistas y constructivistas: el estilo de la Bauhaus era ya un objetivo. Gropius llegaría a señalar que la historia de la escuela "se identificará con la historia del arte moderno". Y, sin embargo, la enseñanza de la arquitectura aún no se había producido.En Dessau, asumidos los nuevos compromisos, el diseño comienza a implicarse en la producción industrial, en la realización de una importante actividad gráfica, mientras Gropius continúa independientemente su actividad profesional. Podría decirse que el racionalismo del edificio de la Bauhaus en Dessau lo era de Gropius y no consecuencia de los principios defendidos en la escuela. La tradición constructivista, las experiencias ópticas y cinematográficas, el racionalismo arquitectónico, el diseño de objetos y mobiliario, estaban, en esta época, vinculados a la Neue Sachlichkeit. Nueva Objetividad que acabará ocupando la Bauhaus gracias a la renovación del profesorado bajo la dirección de Meyer y que con arquitectos como Mies, Hilberseimer o Mart Stam iniciarán un compromiso radical con la metrópoli que también era político e ideológico.Por fin la enseñanza de la arquitectura podía organizarse en la Bauhaus con unos objetivos mucho más claros: rechazo de la historia y de los símbolos, apuesta por los principios racionalistas y constructivistas radicales, defensa de la industrialización de la construcción, compromiso con la técnica y con la ciudad. Lo decía claramente Meyer en 1928: "Construir es sólo en parte un procedimiento técnico. El diagrama económico es la directriz que determina el esquema del proyecto de la construcción... Construir es sólo organización: organización social, técnica, económica, psicológica". La gran utopía del racionalismo estaba lanzada y consolidada pedagógicamente. Vanguardia arquitectónica y vanguardia política y social parecían coincidir en sus objetivos. El mito del Movimiento Moderno comenzaba, a la vez, a presentar su triunfo y su fracaso. El Estilo Internacional acabaría reduciendo ese proyecto a un problema formal, normativo, canónico, es decir, codificando un estilo. Ante la muda abstracción defendida por Meyer, Mies o Hilbersiemer, se levantaba la elocuencia de los estilos, llamáranse Bauhaus o Internacional.Son los años en los que Meyer proyecta la Petersschule de Basilea (1926), o el Palacio de las Naciones de Ginebra (1926-1927). En 1930 Meyer es expulsado de la Bauhaus y sustituido por Mies van der Rohe. En ese mismo año resume la historia y las contradicciones de la Bauhaus, señalando que cuando llegó a ella "sus capacidades reales eran muy inferiores a su fama". Se trataba, según él, de "una catedral del socialismo en la que se practicaba un culto medieval", y en la que los jóvenes esperaban "poder ser canonizados algún día en el mismo templo. Así -continúa Meyer- me encontré en una situación tragicómica: en mi calidad de director de la Bauhaus combatía el estilo de la Bauhaus". En 1933 la escuela fue clausurada por el nacionalsocialismo.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto