El poema

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC
Periodo 
Edad Moderna

Desarrollo

A las exequias de la augustísima Reina Doña isabel de Borbón nuestra señora que hizo Burgos cabeça de Castilla. yo aquella que otro tiempo Dulçemente Canté Sonoros elogios Repartidos de españa y Françia Al tálamo Dichoso, yo aquella que en mí templo Miré vnidos A vno y otro Reino firmemente Con laço estrecho y vínculo Amoroso, yo aquella Misma Soy que en Doloroso clamor lastimó con Piadoso llanto Con Ronca voz y lira Destempladas, la Máquina estrellada y el hondo Reino del horror y espanto, que no Permite mi Lealtad atenta a tan cruel destino y fatal hado Menos que Deshazerse en llanto esquiuo Contemplando aquel tálamo festiuo en túmulo luctuoso transformado que Vna Pena de lágrimas Sedienta, a Vista de más goço más se aumenta Considerando Juntos en Vn Puesto Vn tálamo y un túmulo funesto, Puro y sin nube qual la luz la cría Golfos de Rayos vierte fulminante El Sol De españa en Resplandor hermoso Pero luego inuidioso el Dios tonante del ya fatal otubre al sexto Día se opone a su Semblante luminoso y con aspecto turbio y tenebroso en medio de su Curso a çielo Raso asombra su Beldad Resplandeçiente, y su francés oriente Sepulta en español eterno ocaso, y oponense enemigos Declarados a todo Rompimiento de yras y saña los Campos de la Muerte y de la Vida Dejando en Vn encuentro escureçida la Magestad de la Imperial españa, que a falta de su Reina en sus estados que a sobra de Rebeldes Conjurados expuesta a mil Violentas tiranías yaçe exemplo infeliz de Monarquías igual en el valor y la Ventura qual Çesar con Amielas en su Barca de Cataluña el Golfo Peligroso Surcaba el çesar español Monarcha Domando la Çeruiz Rebelde y Dura Del Catalán y del françés Brioso, quando el laurel triunfante y vitorioso que sus Sesudas Sienes Coronaba Se vio en Çiprés funesto Conuertido al llanto enterneçido que el Raudal de sus glorias Represaba, quando más a Vanderas Desplegadas De Rómulo y de Numa Conseguía Blasones De Paçífico y de fuerte, la tenebrosa Nube de la Muerte en turbio de su triumfo el alegría, y en Vez de aclamaçiones Deseadas al son de las Roncas cajas Destempladas Batiendo Por el suelo su estandarte quedó Vençido el invençible Marte temblaron los Castillos de Castilla Bramaron los leones españoles y extremeçiose el godo firmamento, en Marañado el çielo en AReboles de escuridad sangrienta y amarilla turbó su christalino luçimiento, Cometas Portentosos Pintó el Viento formando en aParentes esquadrones exérçitos Copiosos Batallando Pendones tremolando Y Rimbombando Belicosos sones, Boluiose el Mar de Pena tan furioso que saliendo de sí más que otras Veçes quiso tomando el çielo con las Manos, Haçiendo que en los Montes y en los llanos Nadasen aues y Bolasen Peçes, quedó la tierra en caos tan tenebroso tan turbado confuso y espantoso que Pareçía en aBismo tan Profundo que començaba o se acababa el Mundo Lebantó Por Vandera su guadaña en señal de Vitoria es clareçida La Muerte con Semblante Denodado, quedando tan vfana y tan érguida que Pareçió en italia y en españa La Muerte Desarmada un Marte Armado, y el Sacrílego Braço ensangrentado en la Cabeça del Mayor Monarca que el suelo, humilde aDora y Reuerençia con fatal inclemençia Sobre españa estendió la ayrada Parca Dexando de otro Golpe infelizmente al çesar Sin Dulçe Prenda Amada y empañado de espesa niebla fría el claro y limpio espejo en quien Solía Mirar el Sol su luz como afrentada, Marchita la Beldad Más floreçiente que vio la edad Pasada y la Presente, y al imperio español que Pierde tanto en triste Soledad y aMargo llanto y yo Primera agora en la tristeça que soy Primera Siempre en qualquier Dicha Como Cabeça Del imperio godo, Siendo Por todos tan fatal Desdicha que siempre qualquier golpe en la cabeça Se siente más que no en el cuerpo todo, y Como en el sentir no guardo Modo tan Poco le a de hallar mi Amarga Pena en mis ojos que Vierten lastimosos, Dos Ríos Caudalosos en aBundante y en Copiosa Vena, y el tálamo y el túmulo Presente Rebeldes Proçelosos Mouimientos laureles en Çipreses transformados los elementos todos Destemplados la Muerte y el Dios Marte tan sangrientos an de Mirar de oy más eternamente Con turbio Çeño y aRugada frente a mi lealtad antigua Castellana Niña en llorar y en el sentir Ançiana. Gráfico


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto