El desarrollo económico

Compartir

Datos principales

Inicio 
1700DC
Fin 
1810DC
Rango 
1700DC to 1810DC
Periodo 
América borbónica

Desarrollo

La gran reforma borbónica fue, sobre todo, económica y guiada por el principio de aumentar el rendimiento de las colonias para que produjeran más para la metrópoli y aumentaran su capacidad de compra (y con ello su tributación a la Hacienda) de manufacturas importadas de la Península. Se reestructuró por ello la planta fiscal, se modernizó el sistema comercial, se protegió e intentó tecnificar la minería, se fomentó el desarrollo agropecuario y se pusieron obstáculos al industrial para que no minara el comercio español. Las reformas lograron sus objetivos y las colonias estaban a su máxima capacidad de producción a comienzos del siglo XIX. La Hacienda real experimentó un gran auge, debido a las reformas administrativas impuestas por los Borbones, que aseguraron un incremento de los ingresos y un mayor control sobre el gasto. La agricultura experimentó un enorme desarrollo durante la centuria gracias a una mejor explotación de la tierra y a la mejora del soporte comercial, que facilitó la exportación a Europa. Hubo también un aumento del suelo agrícola, gracias a la incorporación de suelos baldíos. La Corona fracasó sin embargo en sus proyectos de distribuir mejor la propiedad y de sanear su tenencia. La minería afrontó un gran reto, pues muchas de las minas superficiales estaban agotadas y fue necesario trabajar en galerías profundas, con problemas de apuntalamiento y desagüe. Pese a esto, y gracias a la política de protección que los Borbones desempeñaron, consiguió cuadruplicar su producción a lo largo del siglo, con aumentos globales del 600% en México, y del 250% en Perú. A fines de la colonia, Hispanoamérica enviaba a España más de 20 millones de pesos de plata por año, que suponían el 62% de su producción total, reservándose el resto para su propia economía. En cuanto al tráfico comercial, aumentó progresivamente, favorecido por las reforma emprendidas encaminada a establecer una cierta liberalización. Otros elementos esenciales del reformismo comercial fueron las compañías comerciales y los consulados. El contrabando fue el mayor problema planteado, en especial el desarrollado por barcos ingleses. La industria, por el contrario, no consiguió despegar, pues a sus males seculares (falta de capitales, de mano de obra especializada y de buenas vías de comunicación, y grandes bolsones de población autosuficiente) se unió el énfasis de la Corona en evitar la aparición de industrias que compitieran con las metropolitanas.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto