Detractores, debates y proyectos de la educación de las niñas

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC
Periodo 
Edad Moderna
Derechos 

Desarrollo

Ante estos avances educativos, no tardaron en surgir voces contrarias a ellos, considerando la enseñanza femenina como algo inútil. Como es tónica habitual en la historia, las mujeres y quienes apoyaban sus aspiraciones tardaron en hacerse oír. Gráfico Entre los católicos, el Concilio de Trento (1545-1563) ya había iniciado su labor pedagógica para hacer llegar al mayor número de personas su doctrina, pero no fue hasta unas décadas después cuando se empezó a comprender el papel que podían desempeñar las niñas en el proceso de recuperación de fieles protestantes. Cada niña era una madre en potencia y, por lo tanto, una pieza principal en la difusión del Evangelio. De ahí la importancia que se otorgó a que tuvieran posibilidad de acercarse a la lectura del evangelio. El antiguo privilegio reservado a unas pocas se abrió para todas las capas sociales con el propósito de formar buenas madres cristianas. Desde el comienzo del siglo XVII importantes personalidades femeninas se volcaron en la fundación de congregaciones de instrucción para niñas y su propagación por todo el mundo moderno. Mujeres como la inglesa Mary Ward pasaron a la historia por su labor de promoción de los Institutos, ayudada por congregaciones de Jesuitas. Otras órdenes, como las Hijas de la Caridad -conducidas por Louise de Marillac, principal colaborador de Vicente de Paúl- se distribuyeron por toda Europa para atender a los enfermos e instruir a las más jóvenes de cada región.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto