Artes menores

Compartir


Datos principales


Rango

Edad Oscura

Desarrollo


A lo largo de la Edad Oscura y el período Geométrico, las artes menores en Grecia son muy escasas, limitadas a materiales y objetos depositados en los ajuares funerarios o los exvotos de los santuarios. Junto a las espadas y lanzas de hierro introducidas por los dorios, algunas tumbas cuentan con elementos de adorno personal: collares de cuentas en piedras semipreciosas y algunas joyas. Estas son escasas y de gran simplicidad, hechas de láminas de oro con motivos geométricos y algún que otro animal logrado mediante repujado o granulado (mucho más burdo que el de los cretomicénicos) y filigrana (hilos de oro trenzado o retorcido, formando cadenetas). En bronce, además de una numerosa e interesante serie de fíbulas (con adornos geométricos y escenas de cacería, luchas, barcos y otros similares a las que aparecen en la pintura de los vasos de fines del siglo VIII). En los santuarios, se han conservado ingentes cantidades de recipientes de bronce, básicamente grandes calderos globulares sobre trípodes, decorados con las mismas escenas. La decoración aparece en todos los espacios posibles, bien por repujado o bien mediante la técnica de fundición, en figurillas independientes que después se fijan a los calderos martilleados mediante remaches. En estos objetos es donde más rápidamente se aprecian los contactos con Oriente, dada su movilidad y mayor capacidad de transformación; incorporan con rapidez los nuevos temas y formas decorativas del repertorio iconográfico orientalizante, ya desde el momento de apogeo del período Geométrico.

Obras relacionadas


Contenidos relacionados