Vitoria

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
2000DC
Rango 
1AC to 2000DC
Lugar 
Derechos 

Desarrollo

La ciudad de Vitoria tiene su origen en una fundación visigoda, denominada Gasteiz. En la segunda mitad del siglo XII, el rey navarro Sancho VI El Sabio se apoderó de la población y su territorio, en el año 1181. Una de las decisiones del monarca fue la de cambiar el nombre a la población, que pasó a llamarse Vitoria, conmemorando su triunfo. En el siglo XIII, con Alfonso VIII como rey, Vitoria pasa a formar parte de Castilla. En este periodo refuerza su carácter de localidad industriosa y comercial, convirtiéndose en un gran mercado de lana y de hierro. Un importante contingente de población judía hace de Vitoria una de las ciudades económicamente más activas del norte peninsular, carácter que continuará a lo largo de los siglos siguientes. Entre 1368 y 1373 Vitoria fue reintegrada al Reino de Navarra, por cesión de Pedro I el Cruel. Reintegrada a Castilla a finales del siglo XIV, en 1431 Juan II le otorgó el título de ciudad. A lo largo del siglo XV, Vitoria vivió las luchas intestinas entre los Ayala y los Calleja, y, en 1492, la expulsión de los judíos repercutirá negativamente, provocando un largo período de decadencia. En 1520 Vitoria participó del movimiento de las Comunidades, aunque la rebelión acabó con la ocupación de la ciudad por las tropas del conde de Salvatierra. La crisis económica se prolonga hasta el siglo XVIII, en el que el desarrollo agrícola del entorno comienza a levantar a la depauperada población. En consecuencia, a medida que crece la actividad económica, la llegada de nuevos pobladores obliga a la ciudad a extenderse por la llanura, hecho que continúa durante los siglos XIX y XX. Vitoria fue una de las ciudades en las que triunfó la sublevación de Franco, aunque debió sufrir intensamente las penalidades propias de la guerra civil. Acabada la dictadura de Franco, durante la transición a la democracia, Vitoria vivió en 1976 una huelga general, duramente reprimida. Vitoria es, desde 1980, sde del gobierno autónomo vasco. Son muchos los monumentos que el paso de la historia ha dejado en Vitoria. El más destacado es la catedral de Santa María, erigida en el estilo gótico del siglo XIV sobre una antigua capilla románica. También del siglo XIV son las iglesias de San Miguel y San Pedro. La Basílica de San Prudencio fue construida entre los siglos XII y XII, y presenta un precioso ábside. La Capilla de Santiago, del siglo XV, alberga excelentes obras de arte en su interior. Como edificios civiles hay que destacar la Casa del Cordón, del siglo XV, el Palacio de Villasuso, del XVI; la Casa Torre de los Anda, del XVI, situada en el corazón de la Vitoria medieval: la Plaza de la Brullería. Más que notables son también el Palacio de los Escoriaza-Esquibel o el Convento de San Antonio, edifico éste del año 1604. Según diversos estudios, Vitoria es una de las ciudades con mayor calidad de vida de España, algo a lo que sin duda ayudan sus plazas -por ejemplo, la Plaza de España o Plaza Nueva, de estilo neoclásico, sede del Ayuntamiento; o la de los Fueros, con una estatua de Chillida-, así como sus museos -Naipes, Bellas Artes, Ciencias Naturales, Armas, etc-.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto