Segregación sexual del trabajo

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC

Desarrollo

Se ha denominado como segregación sexual del trabajo a la constatación de que el empleo femenino se concentra en ciertas ramas de actividad o en ciertos puestos de trabajo. En parte, ésta especialización se produjo de manera natural puesto que uno los factores que contribuyó a una rápida incorporación de la mujer al mundo laboral fue el desarrollo del sector servicios. Éste se presentaba más apto en cuanto que no requería el uso de la fuerza física, por la flexibilidad de horarios que ofrecía, por la disponibilidad de jornadas a tiempo parcial, etc. De este modo cristalizó una distinción ocupacional entre los sexos. Comercio, agricultura, servicios personales y domésticos, educación y sanidad se convirtieron en ramas de actividad fuertemente feminizadas. En 1984, el 63,5% de las mujeres ocupadas lo estaban en esas ramas, frente al 33,7% de los varones. Si eso se produjo en los años de la Transición, treinta años después, la situación no había cambiado mucho: en 1998, el 85% del empleo femenino no agrario se correspondía con el sector servicios, mientras que el de los varones era un 56%. De ese 85%, el 40 % eran empleos relacionados con la hostelería, la restauración y los comercios. Progresivamente los trabajos de las mujeres se extendieron a los sectores de la educación, la investigación, la banca, la administración, los medios de comunicación, etc. Esta situación era similar a la que se daba en los países de la OCDE donde en 1990 las mujeres significaban el 49,6% de la población ocupada y en la UE el 42,7%. En relación con la agricultura, se trata de un sector en el que existe una integración sexual, pues la mujer siempre ha trabajado en el campo. Tradicionalmente ha desarrollado dos tareas fundamentales: el cuidado de la casa e hijos y del huerto y los animales. En los últimos decenios, el mundo rural ha conocido profundas transformaciones tanto tecnológicas como culturales. Entre ellos se encuentra la aparición de la empresaria femenina que, partiendo de las tareas tradicionalmente desarrolladas por ellas, las ha convertido en una actividad económica. De carácter innovador, esta empresaria se convierte en garante de las tradiciones y del patrimonio cultural, al mismo tiempo que del sostenimiento económico de la familia. Entre las actividades que más ha desarrollado se pueden citar las relacionadas con el turismo rural y la agricultura sostenible: agroturismo, producción biológica, el uso de los recursos de la fauna, la revalorización de productos típicos y de las antiguas tradiciones, etc. En este sentido jugado un papel importante las ayudas europeas de los proyectos LEADER, NOW y PRODER. A finales del siglo XX, a la par que la población agraria en general, la femenina se encuentra envejecida, por la transformación que ha conocido el mundo rural con la mecanización de muchos trabajos, la migración de los jóvenes a la ciudad y la ruptura con los comportamientos tradicionales. Se trata de un sector difícil de estudiar pues muchos empleos no entran en las estadísticas en cuanto que la mujer se dedica a ellos como una ayuda a la familia y no como una actividad remunerada. En general, en 1990 y en los países de la OCDE, menos del 10% de las mujeres activas se dedicaban a la agricultura. En 1970 había censadas 791.000 campesinas y en 1995 se había reducido a 380.300, ganando cada vez más peso las asalariadas. Su participación será distinta según las regiones de España, las diferentes formas de propiedad agraria, de tipo de cultivo, de tradiciones, etc. Así, tradicionalmente, la mujer en Galicia ha participado de las tareas igual que el varón, mientras que en Andalucía o Extremadura su presencia es estacionaria y dedicada a trabajos secundarios, durante la recolección preferentemente. Otra de las actividades que suele ser realizada por las mujeres es la horticultura. Gráfico En la industria, la mujer ha participado poco, siendo un sector altamente masculinizado, exceptuando algunas, como la textil. En 1970 las obreras industriales eran 783.000 y en 1990 llegaban a 772.800. Sin embargo, unos años más tarde, en 1995, habían descendido a 684.700 lo que refleja que, en los periodos de mayor crisis económica, se relega a las mujeres a los niveles ocupacionales más bajos. Los sectores industriales tradicionales en los que ha participado la mujer son los de alimentación, textil y calzado. Generalmente, los puestos que suelen reservarse a las mujeres son los rutinarios, reiterativos, sedentarios, manuales, con pocas responsabilidades y escasas posibilidades de promoción. Su preparación profesional ha sido más inadecuada que la de los hombres, tendencia que en los 90 ya cambia. Se percibe un aumento en las industrias químicas, en las que emplean de instrumentos de precisión, maquinaria, ordenadores, material electrónico y eléctrico. De manera esquemática pueden resumirse la evolución del mercado laboral de la mujer según: a) Grupos ocupacionales: se muestra una tendencia a que la mujer vaya aumentando su presencia entre los profesionales técnicos al tiempo que se produce una reducción casi a la mitad en las industrias manufactureras. Ello se debe a que comienza a tener una mayor preparación profesional que en el pasado, lo que le permite competir en el mercado. b) Ramas de actividad: predomina el empleo en educación, sanidad y asistencia. También es fuerte en ganadería y agricultura. Otros empleos se corresponden con los servicios de limpieza, trabajo doméstico y similares. c) Categorías profesionales: en 1977 el 80% de las mujeres profesionales eran profesoras, ayudantes técnicos sanitarios o auxiliares de medicina, farmacia o veterinaria. En 1993 las cifras aumentan en otras categorías y disminuyen en éstas, pero se mantiene la tendencia. La segregación sexual en el trabajo se da en todas las economías, independientemente del grado de desarrollo que presenten. Lo que es llamativo y supone una segregación más acuciante es que, según los datos de que se disponen, la segregación sexual por ramas de actividad se haya mantenido y la ocupacional ha aumentado. Se trata de algo que perjudica a las mujeres pues, en general, se valora menos su trabajo que el del hombre. Su explicación no se debe a una causa única, sino que ha de abordarse desde distintos puntos de vista. Por un lado es debido a factores ideológicos ligados a una división secular del trabajo en la que a ella le correspondía el ámbito doméstico. Se pueden explicar desde la demanda de trabajo o desde la oferta. Si en la demanda hay preferencia por el varón, sin más justificación que en razón de su sexo, puede hablarse de discriminación sexual. Pero la segregación sexual ocupacional podría explicarse desde la oferta, es decir, es la mujer la que prefiere ciertos trabajos. Sin embargo no parece que sea así, puesto que la discriminación tendría que estar, en un mercado competitivo, relacionado con el capital humano y éste se compone de la interacción de nivel educativo, experiencia laboral y formación profesional. En el primero, la mujer no ha hecho más que aumentar en los últimos años hasta superar el nivel de estudios de los hombres ocupados, al igual que sucede con la formación profesional. Quizás sea en el terreno de la experiencia el que resulta más difícil en aquellos casos en el que la mujer no tiene trabajo o trabajos inestables.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto