Religión y arquitectura

Compartir

Datos principales

Inicio 
1550DC
Fin 
1700DC
Rango 
1550DC to 1700DC
Periodo 
Barroco19

Desarrollo

Uno de los capítulos más deslumbrantes de la arquitectura de las Indias es el de las casas de las distintas órdenes religiosas. Toda la grandeza a la par que las limitaciones que imponía el medio se plasmaron en sus edificios. En relación a la ciudad, podemos recordar cómo Sao Paulo había iniciado su crecimiento en torno al edificio de la Compañía de Jesús y, quizá sin ser tan patente en otros casos, cómo los conventos pudieron convertirse muchas veces en motores para el desarrollo de una zona de la ciudad. El hecho de que su financiación proviniera -aparte de las donaciones o la propiedad de tierras- en muchos casos del alquiler de bienes inmuebles de su propiedad en las ciudades, explica también otra de las relaciones a establecer entre evolución urbana y órdenes religiosas. Por otra parte, la riqueza que fueron acumulando hizo que en Nueva España desde el siglo XVII funcionaran como bancos. Además de todo ello, algunos conventos se convirtieron en importantes focos culturales, tanto por sus bibliotecas como por la labor docente que algunos desempeñaron, siendo la orden jesuita la que dedicó a esa última función los mayores esfuerzos.El programa de construcción de catedrales generó una actividad constructiva de gran importancia en el que se continua y, también, se desarrolla de forma paralela, el proceso catedralicio español. Con respecto a la arquitectura de las casas de distintas órdenes, ya indicó Toussaint hace tiempo que en Nueva España los monasterios erigidos durante el siglo XVII respondieron más a las necesidades y circunstancias que a programas previos de cada orden. Más o menos lo mismo se ha dicho para Nueva Granada, donde los conventos de cada ciudad pueden ser más parecidos entre sí de lo que lo son los de la misma orden en distintas ciudades. Se trataría de un problema de oferta y demanda, en el que la segunda se ve condicionada por la existencia o no en las ciudades de artistas capaces de llevar adelante los programas edilicios y decorativos, así como por el hecho de que, una vez consolidados determinadas tipologías y modelos en una ciudad, copiar éstos -más o menos libremente- les era fácil a los maestros y garantizaba unos resultados satisfactorios.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto