Notas y bibliografía del volumen 7

Compartir

Datos principales

Inicio 
1942DC
Fin 
1944DC
Rango 
1942DC to 1944DC
Periodo 
Normandía

Desarrollo

(1) Los aliados occidentales, en particular los británicos, convocarán en el verano de 1944, en la Roma ya liberada, a representantes de la Resistencia europea de derechas (cetniki eslavos, seguidores de Anders, de [Horthy#PINTOR#7279], etc). Por otro lado, De Witt, redactor del Reader's Digest, dijo que "no deseamos que Alemania sea derrotada por completo. Creo que a Alemania debería dársela una paliza moderada, y prefiero que eso lo haga el Ejército norteamericano para que Hitler sepa quién es el amo en nuestra casa (...) (Hay) que azotar a Hitler lo suficiente" y "después conservarlo para que haga servicio de policía y guarde el orden". "No olvidemos que el verdadero enemigo es otro...", dirá otro periodista norteamericano. (2) Churchill propuso lanzar una operación que, tras poner fin a la lucha en Italia, permitiera atravesar por Trieste y el norte de Yugoslavia, para alcanzar Austria y "llegar antes que los soviéticos" a Hungria y Checoslovaquia, a Europa centro-oriental en general. (3) Salvo en el este, donde el temor al "bolchevismo", a perder los territorios que se consideran alemanes, etc. mantienen la moral alemana a un nivel más que aceptable. (4) Entre los planes de Hitler para cubrir el flanco sur -se pensó durante un tiempo que los aliados invadirían el sur de Francia- se hallaba la "Operación Gisela", es decir, la invasión de España, plan trazado en abril de 1943 y luego abandonado. (5) Los aliados acabarán temiendo, infundadamente, que "si no se ataca ahora en el oeste los soviéticos pueden ser derrotados, o pueden pedir una paz separada" (Eisenhower). (6) Ni durante los preparativos ni durante las concentraciones los alemanes atacaron a los Aliados, salvo por lo que respecta a un ataque, el 26 de abril de 1944, de lanchas torpederas contra la costa británica, que causó algunos hundimientos y muchos muertos. (7) En Utah, 4.Ğ Div. de Infanteria; en Omaha, 1.Ğ Div. de Inf., con parte de la 29.Ğ Div. de Inf.; en Gold 50.Ğ Div. de Northumbria y 8.Ğ Brigada Acorazada; en Juno, 3.Ğ Div. de Inf. canadiense y 2.Ğ Brig. Acoraz. canadiense; en Sword, 3.Ğ Div. de Inf. británica y 27.Ğ Brig. Acoraz. (8) En Utah, las div. de Inf. 90.Ğ y 9.Ğ, y la 79. acorazada; en Omaha, la 2.Ğ Div. de Inf. y el resto de la 29.Ğ; en Gold, la 7.Ğ Div. Acoraz. y la 49.Ğ de Inf.; en Juno, la 4.Ğ Brig. (de Operaciones Especiales); en Sword, la 1.Ğ Brig. de Operac. Espc., la 4.Ğ Brig. Acoraz., y la 51.Ğ Div. de los Highland escoceses. (9) En abril de 1944 los alemanes disponían además de 12 divisiones en Noruega, 6 en Dinamarca, 26 en Italia, 21 en los Balcanes, 163 en el frente del este, y 9 en Alemania. (10) No todos los cañones de costa estaban protegidos en casamatas, pues el cemento había empezado a escasear. Por otro lado, las baterías de costa dependían de la Marina y no del Ejército, que era el que iba a necesitarlas directamente. (11) Durante el trayecto a la costa los submarinos alemanes habían atacado a la flota y conseguido hundir un destructor noruego. (12) Hacia ya un tiempo que Rommel se mostraba critico hacia Hitler, e incluso contrario a ciertos aspectos del régimen. El 20 de julio Rommel será uno de los implicados, más o menos "lejano" con todo, en el atentado contra Hitler. Días después se suicidará. (13) La Marina había disparado por lo menos 110120.000 proyectiles de todo tipo, y la Aviación había realizado más de 10.000 misiones sobre Francia, Bélgica, Holanda y Alemania. (14) Los párrafos entrecomillados han sido extraídos de las memorias de Elyesa Bazna, "Yo fui Ciceron". (15) Añadamos que en las fuerzas de Leclerc figuraban españoles republicanos. (16) Los estadounidenses habían sopesado también la posibilidad de mantener en Francia, de alguna forma, algo del régimen de Vichy, garantía de anticomunismo y de "orden", tras la guerra. (17) Táctica de jauría: fue el sistema preferido por los submarinistas alemanes hasta 1943. Varios submarinos seguían durante el día a los convoyes en inmersión. Salían a la superficie durante la noche y los atacaban desde todos los lados con torpedos y cañones, como si una jauría de lobos se abalanzara sobre un rebaño. Cerca de la costa británica ya no podía ser empleada desde 1941. (18) Hitler llegó a inmovilizar ese año 26 submarinos próximos a Noruega donde de casi nada sirvieron. Calculaba Doenitz que esos buques, empleados en la época más baja de las defensas norteamericanas, hubieran podido causar el hundimiento de un millón de toneladas más de buques a lo largo de 1942. (19) Diseñaron los ingenieros alemanes tres submarinos, base de los actuales buques del género. El tipo XXI, 1.600 toneladas de desplazamiento, 24.000 millas de autonomía a velocidad económica; en superficie podía navegar a 15,5 millas/h y bajo el agua, a 17 millas/h durante unas 30 millas, recurso empleable para huir de algún peligro. Podía navegar sumergido a velocidad lenta hasta 11 días seguidos. Disponía de Schnorkel y de todo tipo de medios de detección y puntería, de modo que podía atacar con gran eficacia en inmersión. Produjeron los alemanes 45 ejemplares, llenos de problemas que no pudieron solucionarse por completo porque terminó la guerra. El tipo XXIII era de similares características, algo más lento bajo el agua y con sólo 250 toneladas de desplazamiento. Recibió la Marina alemana 24 unidades antes de octubre de 1944. Las puso a prueba y las dotó de tripulaciones, 5 ejemplares entraron en combate durante 1945, mostrando buenas cualidades. El tipo XXVI era un buque Walter, el más prestigioso ingeniero de submarinos que tuvo el III Reich. Sus planos, que databan desde antes de la guerra, mostraban un submarino de características similares a los entonces en uso, ligeramente más lento en navegación económica, pero capaz de moverse sumergido durante dos o tres horas a la velocidad de 25 millas, algo increíble para la época, lo que permitiría alcanzar convoyes, cruzarlos, elegir sus víctimas, pelear con sus buques de escolta... y, al final, escapar de ellos. Cuando la derrota de Alemania era inevitable, Hitler decidió que se construyeran submarinos Walter a un ritmo de 12 mensuales a partir del otoño de 1945. Afortunadamente para las Marinas aliadas ese submarino no pasó de una maqueta de tamaño natural y una tonelada de planos y estudios. (20) Realmente, las pérdidas señaladas corresponden al conjunto del Eje. Doenitz había perdido 14 U-boote en el primer semestre y 56 en el segundo: 70 en total. Efectivamente, más de los que tenia a comienzos de año para operar en el Atlántico. (21) Allí estaba sin terminar su preparación el Duke of York (10 cañones de 365 mm); su similar King George V, la única gran unidad que hubiera podido oponerse al Tirpitz con alguna posibilidad de triunfo, aunque le era inferior en blindaje y construcción; el anticuado Rodney, demasiado lento y pequeño; y el crucero de batalla Renown, rápido y bien artillado (6 cañones de 381 mm) pero demasiado liviano para medirse a un acorazado de verdad. El Tirpitz era más grande que cualquiera de ellos y estaba mejor blindado (53.000 toneladas); era más rápido (30 nudos), y estaba más artillado (8 cañones de 380 mm, 12 de 150 mm, 16 de 105 mm). (22) El Gneisenau alcanzó el muelle de Kiel, donde resultó gravísimamente alcanzado por una bomba el 26 de febrero. Remolcado a Gotenhafen, comenzaron las obras de reparación y se hicieron planes para remodelar su armamento, dotándole de 6 cañones de 380 mm. y multiplicando su defensa antiaérea. Las órdenes de Hitler de enero de 1943 paralizaron los trabajos. El Gneisenau terminó desarmado y fue hundido a la entrada del puerto antes de la llegada de las tropas soviéticas, en 1945. (23) Para adquirir una idea concreta y clara sobre lo que la URSS estuvo recibiendo de los aliados durante el conflicto, es curioso analizar lo que transportaba el convoy JW 51 B, 14 mercantes: 2.040 camiones, 202 tanques, 87 cazas, 43 bombarderos, 32.770 toneladas de alimentos y 4.600 toneladas de medicinas... era un convoy mediano, que no merecía escolta por encima del nivel de destructor. (24) Tal escolta, era efectivamente, de 5 destructores, dos corbetas y dos torpederos, en cuya ayuda llegaron los cruceros Sheffield y Jamaica. (25) La ira de Hitler no era lógica, ya que sus marinos actuaban agobiados por sus propias directrices. Militarmente, sin embargo, debe decirse que los alemanes actuaron con falta de entusiasmo y decisión, con errores de bulto en sus evoluciones y que al final fueron medrosos... El acorazado de bolsillo Lützow (6 cañones de 280 mm y 8 de 150) era mucho más potente y estaba mejor blindado que sus dos enemigos mayores, similares al Hipper. Dos poderosos buques como éstos, con el acompañamiento que llevaban, hubieran debido dar cuenta de la escolta del convoy con relativa facilidad. (26) Efectivamente, aunque en adelante el papel de la Marina de superficie sería insignificante, no por ello bajó la guardia el Reino Unido, cuyos aviones realizaron millares de vuelos contra esos buques, sus submarinos mantuvieron dos años de vigilancia por si reiniciaban sus actividades, y en Scapa Flow hubo de mantener un mínimo de dos acorazados y media docena de cruceros en previsión de que se volvieran a lanzar al mar. (27) Entre los torpedos que comenzaron a estudiarse estaban los tipos Fat y Lut, ingenios capaces de recorrer grandes distancias que al alcanzar el convoy enemigo maniobraban, recorriéndolo varias veces en el sentido de la marcha, de modo que tenían grandes posibilidades de alcanzar algún buque. Tales torpedos permitían que el submarino lanzador se mantuviera lejos del convoy, aminorando los riesgos de destrucción. Estos dos tipos nunca llegaron a perfeccionarse hasta el cumplimiento pleno de la misión para la que fueron diseñados. (28) En la época en que David Irwing recoge esa respuesta de Hitler a Doenitz, aparte de estar en marcha la invasión de Italia y la última ofensiva alemana en la URSS, Alemania y Francia eran objetivo diario de las flotas de bombardeo aliadas y las destrucciones enfurecían a Hitler, que comenzaba a dudar de la capacidad de Göering para devolver los golpes y defender al Reich, de modo que cada día irá confiando más en la artillería antiaérea y menos en la Luftwaffe. (29) Durante 1944 y 1945 los alemanes hundieron menos de millón y medio de toneladas de buques aliados y sólo en un mes, marzo de 1944, lograron aproximarse a la cifra de 150.000 toneladas, el resto fue de cien mil o menos toneladas; octubre de 1944 fue el mes más bajo, con un sólo hundimiento de 7.000 toneladas. Bibliografia Marshall, G.C.: La victoire en Europe et dans le Pacifique. (Berger-Levrault, París 1947). Eisenhower, D.: Cruzada en Europa. (Mateu, Barcelona 1955). Dansette, A.: Histoire de la libératión de París. (Flammarion, París 1949). Ryan, C.: Le jour le pus long. (R. Laffont, París 1960). Bauer, C.: The Battle de Arnhem. (Londres 1962). Nobécourt, J.: Hider's Last Gamble The Battle of the Ardennes. (Londres 1967). Edward, K.: L'invasione dell'Europa. (Mondadori, Milán 1946). Wilmot, C.: La lotta per l'Europa. (Mondadori, Milán 1953). Schulman, M.: The German Defeat in the West. (Secker & Warburg, Londres 1947). Morgan, F.: Overture to Overlord. (Hodder and Stoughton. Londres 1950). Laffin, J.: Americano in Battle. (J.M. Dent And Sons, Londres 1973). Kennan, G.F.: American Diplomacy, 1900-1950. (New Arnerican Library, N. York 1961). Freidel, F.: Los Estados Unidos en el siglo Veinte. (Novaro, México 1964). Taylor, A.J.P.: English History 1914-1945. (Penguin, Harmondsworth 1970). Barnett, C.: Britain and Her Army, 1509-1970. (Penguin, Harmondsworth 1974). Giraud, M.: Histoire du Canada. (PUF, París 1971). Lacouture, J.: De Gaulle. (Salvat, Barcelona 1985). Thompson, R.W.:Dia D. Comienza la invasión. (San Martín, Madrid 1975). Ambrose, S.E.: Eisenhower: soldier, general of the Army, Presiden-Elect. (Si mon & Schuster, N. York 1983). Destrem, M.: Les Commandos de la France. (Fayard, París 1983). [Bradley#PINTOR#7065], O.: A Soldier's Story. (Eyre & Spottiswoode, Londres 1952). Speidel, H.: We Defended Normandy, (Jenkins, Londres 1967). Halder, F.: Hitler as a War Lord. (Putnarn, Londres 1965). Gavin, J.M.: Airborne Warfare. (Combat Forces Press, Washington DF 1946). Liddell Hart, B.H.: The Other Side of de Hill. (Cassell, Londres 1951). Patton, G.S.: War As I Knew It (Houghton Mifflin, Foston 1970.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto