Los poderes de César

Compartir

Datos principales

Inicio 
69AC
Fin 
44AC
Rango 
69AC to 44AC
Periodo 
Julio César
Lugar 
Derechos 

Desarrollo

Desde la guerra civil, César fundamentó sus poderes en dos magistraturas: el consulado y la dictadura, alternadas anualmente (dictadura, 49 y 47; consulado, 48 y 46). Tras la batalla de Tapso, el Senado, entre otros privilegios, le concedió la dictadura por el término de diez años, renovable anualmente, y la cura morum, es decir, la capacidad censoria de vigilancia sobre las costumbres, por tres. En el año 45, César, después de aceptar la magistratura de cónsul único, renunció a ella en favor de dos candidatos ordinarios y asumió, en cambio, la dictadura vitalicia; finalmente, en febrero del 44, eligió el título de dictator perpetuus: se trataba del último paso hacia la autocracia, con poderes apenas diferentes a los de un monarca o un tirano. Pero a la dictadura añadió otros muchos honores y privilegios, que potenciaron su poder personal y prestigio: los títulos de Liberador y Padre de la Patria; la inclusión, como parte integrante de su nombre, del título de imperator; el uso del manto de púrpura, que los magistrados sólo podían emplear el día del triunfo; el mes de su nacimiento pasó a llamarse como él, julio; el derecho a sentarse en el Senado entre los dos cónsules y ser considerado como princeps senatus; la inmunidad religiosa (sacrosanctitas), reservada a los tribunos de la plebe; el derecho a presentar candidatos a las magistraturas -lo que equivalía a su nombramiento-; el juramento de los senadores a proteger su vida; la concesión de una guardia personal permanente...


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto