Los mercados de Trajano

Compartir

Datos principales

Inicio 
98DC
Fin 
117DC
Rango 
98DC to 117DC
Periodo 
Trajano

Desarrollo

Al rebajar el collado que cerraba por el norte el valle de los foros, el ingeniero -probablemente Apolodoro mismo- cortó el borde del Quirinal en forma de tres terrazas sucesivas. En ellas construyó de forma escalonada un edificio de seis plantas, comunicadas por anchas escaleras, donde vinieron a concentrarse, formando calles y galerías de tiendas, los establecimientos comerciales que antaño ocupaban la mayor parte de los foros. En este edificio, el ladrillo de fábrica, que había venido ganando terreno en anteriores decenios, ve llegada la hora de su triunfo. Sus estampillas permiten datar los Mercados con absoluta precisión en el primer decenio del reinado de Trajano. Ello significa que la construcción fue por delante de la del Foro, cosa lógica por esencial para la consolidación previa de la ladera del Quirinal. Sin embargo, el perfecto ajuste existente entre ellos indica que ambos proyectos se hicieron simultáneamente. Tiendas pequeñas, en número de 150, se repartían la administración y el comercio al por menor de los productos alimenticios dependientes de la annona imperial: el trigo, el aceite y el vino. El núcleo del conjunto tenía forma de abanico, ajustándose al hemiciclo de la exedra oriental del foro, de la que la separaba una calle semicircular pavimentada de losas de basalto. La fachada de ladrillo de los dos primeros pisos del Mercado debía de formar un vivo contraste con el revestimiento de mármol de la exedra del Foro. A la calle abrían sus puertas, en la planta baja, unas tabernae más anchas que profundas con sus dinteles y jambas de travertino. Cada una de ellas disponía como entresuelo de un cuartito de techo bajo por encima del dintel de la puerta, donde se abría una ventana. En la parte superior de la fachada se suceden las ventanas de un corredor al que daban diez tabernae de la primera planta alta. Las ventanas en arco, en proporción de 5/2 respecto a las puertas de la planta baja, están separadas por pilastras de ladrillo con basas y capiteles de travertino. Su coronamiento son frontones o medios frontones, algo nuevo en arquitectura clásica. Pero lo más original y trascendental para el futuro es un gran salón cubierto de bóveda de arista sobre una especie de triforio. En él podrían encontrarse los fundamentos de las bóvedas de la arquitectura medieval.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto