Los grandes conflictos

Compartir

Datos principales

Inicio 
1358DC
Fin 
1381DC
Rango 
1358DC to 1381DC
Periodo 
CrisisBajaEdadMedia

Desarrollo

Los tres conflictos de mayor intensidad de cuantos tuvieron lugar en el siglo XIV fueron la Jacquerie francesa de mediados de la centuria, la revuelta de " class="manita" data-toggle="popover" data-content="En 1378 estalla en Florencia la revuelta de los ciompi, llamada así al aludir a los trabajadores de más baja condición social y económica. Sus duras condiciones laborales, los bajos salarios, la negación a participar en el gobierno urbano y a formar parte de una asociación laboral, el aumento de los impuestos, la escasez de grano y la disminución en la producción textil florentina durante esos años serán las causas argumentadas por los especialistas para explicar este movimiento social.">los ciompi florentinos de 1378 y la sublevación del campesinado inglés, dirigido por Wat Tyler, de 1381. Ahora bien, entre el primero y los segundos discurrieron unos años de relativa paz social en Europa. La Jacquerie, así como la revuelta, casi coetánea, de E. Marcel, sacudieron un país en ruinas, tanto por las derrotas militares ante los ingleses (Poitiers en 1356) como por la reciente peste negra. Los conflictos de los años 1378-1383, en cambio, fueron protagonizados por las gentes nacidas en la época de las grandes tormentas, es decir, en los años medios del siglo XIV. El año 1358 fue crucial para Francia. No sólo estaba el país a merced de los ingleses, sino que el propio monarca galo, Juan II el Bueno, había sido hecho prisionero por sus enemigos. Mas a todo ello se añadieron dos sublevaciones, que estallaron con sólo unos meses de diferencia. Al comenzar el año se produjo en París una sublevación popular, dirigida por el preboste de los mercaderes, Etienne Marcel. Sólo unos meses después, en la primavera, las llanuras del centro de Francia se hallaban en pie de guerra a consecuencia de la insurrección campesina conocida como la Jacquerie. E. Marcel, miembro de la alta burguesía parisina, había tenido una destacada actuación política en los años que precedieron a la revuelta que le hizo famoso. En particular había sido notoria su participación en la reunión de los Estados Generales, en representación del estamento ciudadano. Allí había defendido en todo momento reformas de clara inspiración popular, como la "Grande Ordenance" de 1357, que intentaba poner a la Corona bajo el control parlamentario. Pero su colaboración con Carlos el Malo, conde de Evreux y rey de Navarra, a la par que personaje político sumamente turbio, dañó su reputación ante el delfín Carlos, futuro monarca Carlos V. Esta circunstancia personal, unida al clima de descontento que se vivía en París en los sectores populares, desembocó en los sucesos del 28 de febrero de 1358. Un contingente integrado por unos 3.000 artesanos, capitaneados por E. Marcel, asaltó el palacio real, asesinando a algunos de los principales asesores del delfín. Inmediatamente se estableció en París un gobierno revolucionario, de carácter comunal, liderado por Marcel. No obstante, el gobierno del preboste de los mercaderes apenas duró unos meses. Por de pronto fracasó en su intento de aunar los intereses de los grandes comerciantes, por una parte, y de los oficios, por otra. Tampoco tuvo éxito en su pretensión de buscar apoyos en algunas ciudades flamencas, ni en su propósito de conectar con los campesinos del centro de Francia que se habían sublevado en el mes de mayo. El 31 de julio de 1358 Etienne Marcel caía asesinado por antiguos partidarios suyos. Carlos, el delfín, pudo recuperar fácilmente el control de París. ¿Es posible ver en E. Marcel, como han propuesto algunos historiadores, una prefiguración de la revolución francesa de 1789? En cualquier caso nos quedamos con la opinión de Castelnau sobre el citado personaje: "E. Marcel fue una figura enigmática, incomprendida de sus contemporáneos pero amada por la posteridad".


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto