Los espíritus malignos

Compartir

Datos principales

Inicio 
753AC
Fin 
476DC
Rango 
753AC to 476DC
Periodo 
Roma
Lugar 
Derechos 

Desarrollo

Frente a los manes o espíritus benignos de la muerte, otras almas se convertían en malvadas. Eran los lemures. Para combatirles, el pater familias debía seguir un rito especial los días 9, 11 y 13 de mayo. Así, a la medianoche, se lavaba las manos y arrojaba habas negras tras de sí para aplacar su hambre y calmarlos. Otros espíritus malignos eran las larvas, las almas de los criminales y los fallecidos de manera trágica. Estos se dedicaban a atacar a las personas, pudiendo enloquecerlas o poseerlas. Para combatirles la familia debía realizar un exorcismo, para el que debía estar preparada o bien recurrir a los servicios de una bruja o hechicero. Estos especialistas en magia debían realizar conjuros y fabricar pócimas para contrarrestar el poder de la larva, luchando con ella hasta hacerla desaparecer del entorno familiar.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto